Contactar

 

Ascension y caída de la ciudad de Mahagonny. Ópera. Entrevista PDF Imprimir E-mail
Escrito por José R. Díaz Sande   
Martes, 28 de Septiembre de 2010 08:22
 

ASCENSIÓN YCAÍDA DE LA CIUDAD DE MAHAGONNY
(RISE AND FALL OF THE CITY OF MAHAGONNY)

Esta ópera es un cuento cruel sobre un mundo en decadencia. Lo que, sí, es una coincidencia el que el día anterior al estreno sea la huelga general.

ASCENSIÓN YCAÍDA DE LA CIUDAD DE MAHAGONNY
(RISE AND FALL OF THE CITY OF MAHAGONNY)

(CLIKEAR)

 

El Teatro Real abre temporada operística, en lo que respecta a producción propia, con Ascensión y Caída de la Ciudad de Mahagonny del “tamdem” Bertold Brecht y Kurt Weill. Gerard Mortier – nuevo Director Artístico del Teatro Real y al que todavía se le observa con lupa para juzgar su trabajo – se siente convencido de esta elección.

  • Ascensión y caída de la ciudad de Mahagonny es el espejo de un mundo, aquel de 1930, pero también del mundo de hoy. Por eso he querido  abrir la temporada con esta obra. Se trata de una gran decisión. Para mí el teatro es el espejo de la sociedad. El final de la obra no es una respuesta, sino una pregunta: “¿Qué vamos a hacer?”.  Esta ópera es un cuento cruel sobre un mundo en decadencia. Lo que, sí, es una coincidencia el que el día anterior al estreno sea la huelga general.

FIGURINES: LLUC CASTELLES

MAHAGONNY EN DIVERSAS COORDENADAS ESCÉNICAS

Esta ópera, desde su inicio, tuvo un proceso creativo bastante laberíntico. Incluso hasta el día de hoy, la mayoría del público no tiene muy claro las coordenadas en las que hay que fijarla. Esto tiene su explicación: A Bertold Brecht se le tiene como hombre de teatro y también de un teatro al que le añade canciones como sucede con La ópera de cuatro cuartos. Por otro lado, están las canciones sueltas, cercanas a las melodías populares – las Songspiel – interpretadas por cantantes modernos o cantantes de cabaret y, para complicarlo más, están las diversas versiones parciales de la obra, hasta el punto de que no se puede hablar de una versión original oficial.

LOTTE LENYA
CANTA: LA LUNA DE ALABAMA 
(Mujer DE KURT WEILL)

Para ir desbrozando terreno, en Lepizig – 1930 – se estrena esta ópera, calificada de épica, que produce un cierto tumulto. El origen de ella esta, en lo que se nominó como Songspiel y que, aparentemente, respondía a los cánones de una ópera corta, encargada por el Festival de Música Contemporánea de Baden-Baden en 1927. Kurt Weill definió aquella composición como “estudio estilístico” de la versión extensas de la ópera. Sin embargo  no está muy claro que antes de componer el Songspiel, tuviera en mente una  ópera basado en el material de Mahagonny.  Parece confirmado que cuando Baden-Baden le pide participar con su composición en el Festival, no pensaba participar hasta que se inspiró en Mahagonny-Gesänge de la colección Devocionario del hogar de Bertold Brecht. Admitiendo que Songspiel es sólo un estudio estilístico de la versión larga, en realidad es un estilo concreto, el de la canción que popularizó Luna de Alabama (Alabama song), la cual se ha mantenido en la ópera. Se trata de un estilo popular.

LA OBRA MAESTRA DE  LOS AÑOS TREINTA

Para Gerard Mortier Ascensión y Caída de la ciudad de Mahagonny:
  

  • Es la obra maestra de los años treinta. Es la época en la que Kurt Weill posteriormente compondrá la ópera Die Bürgschaft  - (1931) libreto de Caspar Neher - ; la de Arnold Schoenberg – música tonal e inventor del dodecafonismo  -; la de Strawinsky; antes está el Barba Azul de Béla Bartók; el Wozzeck de Alan Berg y no hay que olvidar que Kurt Weill tuvo como maestro a Ferruccio Busoni, compositor del Dr. Fausto.

La música de Busoni se caracteriza por su complejidad contrapuntística, es decir: mezcla varias líneas melódicas  y sin que su música llegue a ser completamente atonal en la línea de Arnold Schoenberg, sus últimas obras optan por una tonalidad indeterminada como las del último Fran Liszt.

  • Según esto Kurt Weill está inmerso en el mundo operístico de su entorno. No hay que olvidar que el primer escenógrafo para Wozzeck lo fue también para Mahagonny. Quiere decir que la obra de Kurt Weill se inscribe en el gran repertorio operístico del momento. Es muy importante ver Wozzeck por una parte y Mahagonny  por otra. Son dos grandes obras que circulan por caminos diferentes y nuevos. La bina Weill/Brecht, buscan caminos diferentes de Schoenberg y Berger (Wozzeck).  Weill opta por un camino popular para llegar al pueblo y Berger prefiere una música que se ha denominado “culta”, pero ambas optan por el tema político: el proletariado.

En declaraciones de Weill, éste acusa a Schoenberg de componer una música culta alejada del pueblo y, en cambio él, busca una conciliación de ambos estilos: el culto y el popular.

WOZZECK
(TEATRO REAL DE MADRID, 2007)
FOTO: JAVIER DEL REAL

  • El período en que compone Kurt Weill es un período de decadencia de la gran ciudad, aunque exhibe una exuberancia. Falta dinero, hay inflación. Se ha dicho de Mahagonny que no es música operística. No es verdad. Es una gran ópera y tiene muchas dificultades desde el punto de vista vocal y en el coro. Dificultades desde  el “fugato” del principio hasta el final. A ello se añade una dificultad más: En Wozzeck todo está escrito. En Weill hay que pensar por cual decidirse porque hay varias versiones de las canciones. Por ejemplo para su mujer Lotte Lenya su mujer compuso diversas versiones que, por otra parte, son diferentes de la que se canta en la ópera - concluye Mortier.

MAHAGONNY: GRAN CALIDAD OPERÍSTICA

 

Pablo Heras-Casado - director musical de este montaje de La Fura dels  Baus -,  musicalmente, se le define como “multifacético” y por parte de Carlus Padrissa – la Fura dels Baus “como un director joven y sexy que a ver si lo casamos”. Para Pablo: 

 PABLO HERAS- CASADO
FOTO: MIGUEL PEÑALVER 
  • Mahagonny posee una gran calidad operística. El usar la música del s. XX, como “blues”, orquestaciones de estilo cabaret, música teatral de la época, apoya el hablar directamente acerca del comportamiento moral, ético, político y de un mundo de valores de la época. No desarrolla caracteres psicológicos y dramáticos como, por ejemplo, hace Alan Berger en Wozzech. Trabaja por escenas y condensa de un modo muy concreto el mensaje en cada escena. Aunque al final hay como una concatenación, en realidad no existe conflicto ni resolución. Cada escena aborda un asunto muy concreto. Se trata de una secuencia de 21 escenas hiladas musicalmente a nivel vocal e instrumental de un modo muy inteligente, pero no dejan de ser escenas independientes.

SESENTA VERSIONES: ¿CUÁL ESCOGER?

 

Uno de los problemas de Mahagonny es el decidirse por un tipo de versión, ya que hay muchas. En un acercamiento más puritano se busca la que puede ser la versión original.

  • Hablé  con el director de la Fundación Weill – desvela Pablo -, y me comunicó que no hay una versión definitiva de la época. La obra se ha movido mucho. Se han montado unas 60 producciones distintas y todas son fidedignas y correctas. Quiere decir que en cada producción hay que tomar decisiones de la escena y del enfoque, dependiendo de dónde quieras hacer la pausa (el descanso o intermedio). Hay que tomar decisiones: otras alternativas y cortes que puedes hacer. Yo, en general, soy muy conservador musicalmente y, en eta ocasión, ofrezco la versión íntegra que dura dos horas y veinte minutos, con una pausa de veinticinco minutos. 

Pablo confiesa, ante cualquier obra, tener dificultad  de cortar. 

ASCENSIÓN Y CAÍDA DE LA CIUDAD DE MAHAGONNY (2010)
FOTO: JAVIR DEL REAL
  • En algunas óperas, dramatúrgicamente, es necesario hacer algunos cortes, pero siempre que tengo que hacerlo me pregunto “¿quién soy yo para cortar al maestro?" En este caso no fue necesario preguntármelo, porque la dramaturgia está bien. No necesita cortes.  

GRANDES EXIGENCIAS VOCALES

EN LA LÍNEA WAGNERIANA

   ASCENSIÓN Y CAÍDADE LA CIUDAD DE MAHAGONNY  (2010)
FIGURINES: LLUC CSTELLS
FOTO: JAVIER DEL REAL

A pesar de que Mahagonny se ha cantando por voces menos operísticas, Pablo insiste en que:

  • Tiene una exigencias vocales que nunca las podrían hacer cantantes de la comedia musical a la que estamos acostumbrados. Tanto los principales como los secundarios piden voces wagnerianas y dramáticas por la intensidad de la voz y por el aliento agotador. Otra de las exigencias es la coloratura dramática: agridulce y oscura. A esto se añade que el coro es una parte importante. Tiene la misma función musical que el coro griego: hablar directamente al público. Es complejo, pues recurre mucho al tipo de coro de la gran ópera: fugatas, la escena de los huracanes. En otras ocasiones, como es importante que el texto llegue, hay que recurrir a un modo monofónico y evitar los fugatos o la gran orquestación. De alguna manera se usa la técnica de Bach en la Pasión según San Mateo. Algo similar sucede con la acción que, por ejemplo, en la Luna de Alabama, la acción se detiene para que el texto llegue más fácilmente, pues sirve para influenciar al público.

Como es importante la comprensión del texto, de las dos versiones, alemana e inglesa, Mortier se ha decidido por la inglesa:

  • Pensé que hay más personas, en Madrid, que hablan inglés. Weill había elegido distintos cantantes para la versión alemana y la inglesa.

MAHAGONNY: ¿TEATRO CON MÚSICA ¿ ¿ÓPERA?

 

El 27 de junio de 2007 se inauguraba las Naves del Español (antiguo Matadero) con una versión de Mario Gas, en la dirección escénica, y Manuel Gas, en la dirección musical de Ascensión y  Caída de la ciudad de Mahagonny en castellano y por voces no todas operísticasy menos wagnerianas.

  • Mahagonny, como ya he dicho, posee dificultades vocales fuertes, pues es gran ópera y hay que saberlo combinar con otros registros – aclara Pablo. Mario Gas la llevó por la línea de La ópera de cuatro cuartos  que es teatro con música, pero no ópera. Por eso, en aquella versión, de la ópera Mahagonny quedó poco. No tiene nada que ver. Usar la amplificación electrónica, bajar los registros… Es igual que si en el Matadero (Naves del Español) se hiciera Tosca con una versión reducida a la mitad y con micrófonos, bajando la tesitura. Otra cosa son las canciones sueltas por cantantes modernos – en España la grabación de Ana Belén y Miguel Ríos -, que ya se usaron en 1930.
ASCENSIÓN Y CAÍDA DE LA CIUDAD DE MAHAGONNY
VERSIÓN DE MARIO Y MANUEL GAS, 2007)
NAVES DEL ESPAÑOL (MATADERO, MADRID)
FOTO: ROS RIBAS 
(CLIKEAR)
  • Esta disquisición no se hace en Alemania. Están las canciones sueltas y la ópera, que sólo es posible con ciertos cantantes. Mahagonny ha entrado, como  ópera, en la gran tradición alemana operística como entró Wagner - añade Gerard Mortier.

 
 ASCENSIÓN Y CAÍDA....
(VERSIÓN DE MARIO Y MANUEL GAS, 2007)
FOTO: ROS RIBAS
 
 ASCENSIÓN Y CAÍDA....
(VERSIÓN DEL TEATRO REAL, 2010)
FOTO: JAVIER DEL REAL

UN CORO DE NUEVO CUÑO: NIVEL VOCAL MARAVILLOSO

Y TOTAL ENTREGA.

 

ASCENSIÓN Y CAÍDA ...
(
TEATRO REAL, 2010)
FOTO: ROS RIBAS

Una parte importante es el coro, y el coro de Teatro Real es de nueva hornada, pues se ha constituido uno nuevo. Pablo es consciente de que un coro… 

  • …no se hace en un mes. Este coro es completamente nuevo. Ha sido necesario trabajar todos los días. Yo he trabajado once años con un coro y conozco las dificultades que supone. Hemos empleado cinco semanas, pero, desde el principio, ya se notaba una gran flexibilidad y un nivel vocal maravilloso. En ningún coro de ópera he encontrado este nivel. Ha habido una entrega absoluta que ha sido una gran suerte para este tipo de ópera, en la que el coro está presente continuamente. La edad oscila entre 35 y 38 años, y es una nueva generación de cantantes muy bien preparados.

     

LA FURA DELS BAUS: LA PUESTA EN ESCENA MÁS COMPROMETIDA

 

ASCENSIÓN Y CAÍDA....
LOS TAPADOS
(TEATRO REAL, 2010)
FOTO: JAVIER DEL REAL

La Fura dels Baus tiene en su haber como óperas: La Atlántida (Manuel de Falla), Le martyr de Saint Sébastian (Debussssy), La condenación de Fausto (Berlioz), D.Q. Don Quijote en Barcelona (Turina), La Flauta mágica (Mozart), El castillo de Barba Azul (Bartók), Diario de un desaparecido (Janáĉek).

Alex Ollé y Carlus Padrissa se encargan de la dirección escénica.

  • Para Carlus y para mí es la puesta en escena más comprometida – declara Alex. Posee una dramaturgia muy sólida y no necesita de una dramaturgia paralela. La dificultad está en que las escenas empiezan y acaban.  Lo más difícil es dar una coherencia a la obra. Por otra parte, es rabiosamente actual y si se me apura más actual ahora que entonces con la crisis y ansia de dinero de nuestro mundo, con lo cual convierte a Brecht en un visionario. No hay que olvidar que Las Vegas aparecen después de este texto de Brecht, el cual refleja, mucho, estos últimos años en España: la creación de campos de golf en zonas donde no hay agua, la burbuja inmobiliaria creada para que la gente gaste dinero… Esos lugares se han convertido en ciudades-trampa porque ahora están casi vacíos. Están en decadencia.  Hace poco se hacía una encuesta a los jóvenes sobre sus aspiraciones profesionales, y la respuesta más abundante era: “Hacer dinero”. Y en el mundo de hoy la gente está convencida de que si no tienes dinero, no eres nada.

Los anteriores montajes operísticos de la Fura rezumaban dinero.

 

  • En esta ocasión no. No gastamos todo el presupuesto. Nos hemos quedado con algo – bromea Carlus. No hay videos, no hay efectos en 3D (tres dimensiones)… Alfons Flores – el escenógrafo – ha trabajado con los deshechos, la basura. Existe una narración en que se describe al Madrid del s. XIX “plantado en el desierto, rodeado de vertederos y escombreras”.  Estuvimos en la ciudad de Shanghai y nos impresionó el ver que una parte de la población vive en el fango, al mismo tiempo que se alzan rascacielos. Este contraste  es el que nos inspiró para construir la ciudad de Mahagonny. Lo que no hay son elementos localistas, sino que es como un cuento que lo sitúas en cualquier parte. Nos hemos dejado llevar y sólo hemos intentado comprender el texto.
     
  • Al escuchar la música lo primero que vimos es que tenía que ser una propuesta austera, sin artificio. Queríamos huir del mismo síndrome de los protagonistas de la obra: emborracharnos y querer creer que en el consumo está la salida. Esto sucedería si usáramos medios espectaculares. De ahí que no valía la pena utilizar proyecciones de video y pantallas. Por eso, la hemos desarrollado en un vertedero. Es como si el teatro Real recogiera todos los papeles, las sillas, todo aquello de lo que se quiere deshacer y que producimos por el consumo exacerbado – concluye Alex.
 

 ASCENSIÓN Y CAÍDA...
FIGURINES: LLUC CASTELLS

EL ESCENARIO DEL TEATRO REAL: UN GRAN VERTEDERO 

 

ASCENSIÓN Y CAÍDA....
(TEATRO REAL, 2010)
FOTO: JAVIER DEL REAL

El escenógrafo Alfons Flores ha plasmado este gran vertedero que rodea a las grandes ciudades.

  • He procurado que el público no se siéntese confortable al ver el espectáculo. Que no viera su vida idealizada. Era importante encontrar el espacio que fuese capaz de conmover de alguna forma. “Es un desierto”, dice Brecht al principio. ¿Qué quiere decir?: No hay vegetación, no se puede construir sobre la arena porque se come los edificios. En Colombia vi un lugar así. Se reciclaba el material que desechaban las personas, pues otras recogían esos deshechos. Lo vi como interesante, pues es un lugar donde no hay posibilidad de éxito. Tarde o temprano acabaría hundiéndose. 

  • A partir de esos residuos – continua Alex -, cambié la idea de Mahagonny como ciudad-trampa, que es como se presenta, por la ciudad-espejismo. La gente va y son engañados, ya que los residuos están ahí. Los residuos que todos dejamos que viene a ser unos 3 Kg por persona al día. Toda la escena parte de esos residuos y crean un espejismo: el marketing, la publicidad…, nos bombardea diariamente y nos forma opiniones o nos hace  ver cosas que no existen. Me gusta la idea de que dentro de este vertedero o descampado hay personas capaces de crear espejismos y atraer a la gente y convertirlo todo en lo que no es.

 

Entre los seres que pululan en ese vertedero, hay unos que no tiene rostro. 

  • Son los “tapados” – aclara Carlus. Individuos sin nombre. En China hay personas que viven entre las basuras. Cogen las basuras, pero no les pagan. Son los indefensos. Pueden hacer lo que quieren. Estos indefensos siempre están presentes. Cada uno de nosotros tiene detrás de sus residuos uno de estos indefensos. Son como nuestra sombra. Recogen lo que vamos dejando. Mahagonny es una ciudad construida sobre  cimientos que no pueden sostenerla.
LOS TAPADOS
FOTO: JAVIER DEL REAL

 


José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande

 

 

Última actualización el Sábado, 09 de Octubre de 2010 10:30
 
Adobe Creative Suite 6 Design & Web Premium || Microsoft Windows 7 Home Premium || Adobe Creative Suite 4 Master Collection MAC || Parallels Desktop 7 MAC || Autodesk AutoCAD 2010 || Navicat Premium 9 || Microsoft Office 2011 Home & Business MAC || Adobe Photoshop Elements 10 || Adobe Acrobat X Pro || Adobe Photoshop Lightroom 5 || Sony Vegas Pro 9 || Adobe Creative Suite 5 Web Premium