West Syde Story. Crítica. Imprimir
Escrito por lAURA LÓPEZ SÁNCHEZ   
Domingo, 03 de Enero de 2010 18:20


 

 

WEST SIDE STORY

Cincuenta años después

Título: West Side Story

Supervisor musical y director principal: Donald Chan

Coreografía: Joey Mkneely

Diseño de decorados: Paul Gallis

Diseño de vestuario: Renate Schmitzer

Sonido: Rick Clarke

Diseño de iluminación: Peter Halbsgur

Productor: Michael Brenner

Productor ejecutivo: Dagmar Windisch

Intérpretes: Chad Hilligus, Scott Sussman, Ali Exoldt, Kendall Kelly, Oneika Phillips, Michael Jablonski, Emmanuel de Jesus Silva, Steve Brady, Anthony Patellis, Chris van Vleet, Stuart Dowling, Tim McGarrigal, Matthew Powell, Anthony Napoletano, Travis Wasldschmidt, Ryan Ghysels, Alex Stoll, Justin Wirick, Edward Lawrence, Karolina Blonski, Jessica Vaccaro, Skye Mattox, Kelsey Buchanan, Jacquelyn Scafidi, Beth Crandall, Antonio Jiménez, Marc Spaulding, Joshua

Schulteis, Giovanni Pérez, Dean de Luna, Brett Emmons, MaShawn Morton, Maya Flockm Karilyn Surratt, Arian Keddell, Nicole Hellman, Alexandra Redelico, Bianca Seminara.

Dirección: Joey Mkneely

Estreno en Madrid: Escenario Puerta del Ángel, 25-VI-2009 (Veranos de la Villa)

 

Hay historias que dejan su impronta en la memoria de una colectividad por las versiones cinematográficas que se han hecho de ellas, aunque en origen no haya sido el mundo del celuloide su destino. Cuando pienso en esto, acude irremediablemente a mi memoria, entre otras,  la maravillosa versión que  Elia Kazan hizo de la famosa obra de teatro de Tennessee Williams, Un tranvía llamado deseo. Quién puede olvidar a la perturbadora  Vivien Leigh metida en el papel Blanche DuBois o al seductor  Marlon Brando en el de Stanley. Algo similar me sucede con este musical compuesto por Leonard Bernstein, coreografiado por Jerome Robbins e inmortalizado en 1961 - cuatro años después de su estreno en el Winter Garden Theatre de Nueva York -, por Robert Wise en su legendaria película. El rostro más dulce de Hollywood, Natalie Wood, siempre será para muchos la perfecta María, la perfecta Julieta del siglo XX. Al igual que difícil será olvidar a su galante enamorado Richard Beymer, a Rita Moreno o a George Chakiris y Russ Tamblyn. Reticente y expectante, son posiblemente los adjetivos que mejor describen el estado de ánimo con el que acudí a ver el espectáculo que levantaba el telón de los Veranos de la Villa, en el nuevo Escenario Puerta del Ángel. Reticente, por ser una enamorada de la versión cinematográfica y expectante por tratarse de un montaje con el que el director de escena Joe McKneely ha recuperado el original de Robbins, con la misma puesta en escena e idénticas coreografías, a propósito del 50 aniversario de su estreno en Broadway.

     MARÍA Y TOMMY  
AMÉRICA, AMÉRICA
Sin embargo, pronto todos los temores se disiparon ante este costoso y deslumbrante espectáculo. Música de orquesta, una escenografía compleja, en la que se ha hecho uso de los últimos avances tecnológicos: escaleras y balcones abigarrados y móviles a imitación de la parte trasera de los edificios neoyorkinos y una enorme pantalla al fondo en la que se proyectan escenas del Nueva York de los años 50, junto con un elenco de jóvenes intérpretes de gran talento, hacen indudablemente disfrutar de este gran trabajo con unas coreografías llenas de vitalidad y colorido.
 
La música de Bernstein con la, en general, buena voz de los actores, consigue volverte a emocionar con temas tan conocidos como María, América o Tonight. Digno de alabanza el tremendo esfuerzo físico de los bailarines y, sin desmerecer a los demás, entusiasma la energía derrochada por Oneika Phillips (Anita), que, a menudo, destaca sobre Ali Ewoldt (María) y un correcto Chad Hilligus (Tony). Posiblemente, estos dos últimos, aunque resulte paradójico, por ser los protagonistas, tengan, durante la mayor parte del espectáculo, los papeles menos brillantes y sosegados en un conjunto que arrastra al espectador por su fuerza.

Algunos fallos en el funcionamiento de los sobretítulos, que no sea un espacio abierto el más adecuado para este espectáculo y la enorme cola, que el día del estreno, tuvimos que esperar los que acudimos con invitaciones - posiblemente el 90 % de los espectadores - ya que sólo había habilitada una taquilla, son sólo algunos peros que, aunque reseñables, no hacen desmerecer en nada este gran musical.

Un privilegio poder haber disfrutado de este espectáculo que continuará su gira por el resto del mundo.

Más información: westsidestoryvvilla                          

                          http://www.westsidestory.com

 




 

Laura López Sánchez

Universidad Complutense de Madrid

copyrigth©lópezsanchez












ESCENARIO PUERTA DEL ÁNGEL

Aforo: 550

Avda de Portugal, s/n
Recinto Ferial de la CASA DE CAMPO - Madrid
(Avda. de Portugal antes de encontrarse con la Avda. de la Puerta del Ángel
Metro: Lago, bajando por el paseo de la Puerta del Ángel hasta la Avda. de Portugal.
Desde la estación de Puerta del Ángel, por
la c/San Crispín y la c/del Concierto, cruzando la Avda. de Portugal.
Bus: Línea Especial de Autobuses, Pza. de Cibeles –

(Horario: de 19 h. a 1 h. / Precio: Tarifa vigente de la EMT )
    CABECERA: Plaza de Cibeles – Paseo del Prado esquina C/ 
ontalbán/Paradas: Plaza de España, Glorieta de San Vicente
    FINAL: Puerta principal del “Escenario Puerta del Ángel 
 

    Desde las paradas 873 y 874 (Pso. Extremadura-Puerta del Ángel:    líneas 31, 33, 36, 39 y 65), por la c/ de San Crispín y la c/ del Concierto, cruzando la Avda. de Portugal.

    Desde la parada 871 (Pso. Extremadura–Puente de Segovia: líneas    31, 33, 36, 39 y 65), por la c/de la Obertura y cruzando la Avda. de Portugal.Parking: Pago en el recinto/ Gratuito explanada del lago de la Casa   de Campo.Desde la c/de Segovia, cruzando el puente de Segovia, subiendo   por el Pso. de Extremadura, girando a la derecha a la altura de Puerta del Ángel y cruzando la Avda. de Portugal

 

 

 

Última actualización el Sábado, 22 de Mayo de 2010 15:54