El caso Woyzeck. Reseña. 1994 Imprimir
Escrito por Jerónimo López Mozo.   
Viernes, 11 de Marzo de 2011 18:40

EL CASO WOYZECK
EL PRIMER ANTIHÉROE

 

Carles Alfaro ha desvinculado a la obra de los compromisos sociales y políticos, orientación de los primeros montajes representados en España. Potencia la relación tierna y violenta de la pareja protagonista.  

RESEÑA, 1994
NUM. 250, pp.39
 

 

FOTO: MOMA TEATRE

No es exagerado afirmar que esta pieza incompleta y sin corregir cuyo manuscrito, casi ilegible, apareció en 1840, tres años después de la muerte de su autor, ocupa un lugar destacado en el nacimiento del teatro moderno. Woyzeck es una vertiginosa y desordenada sucesión de escenas que parecen anunciar la escritura cinematográfica que aún tardaría en llegar. El dramaturgo, muerto tempranamente a los 24 años de edad, nos muestra los últimos pasos por la vida del soldado Woyzeck, un pobre hombre, tal vez loco, víctima de una sociedad que le dicta lo que ha de hacer, que abusa de su ignorancia, que le humilla y le traiciona y que, al cabo, le empuja a convertirse en el asesino de la mujer que ama. Este ser digno de compasión es el antihéroe, una figura inexistente en el teatro de la época y el modelo en que otros dramaturgos posteriores se han inspirado para crear una amplia galería de personajes indefensos que pululan por los tenebrosos sótanos de la historia. Si ninguno ha borrado el recuerdo de aquel precursor y una y otra vez los directo­res de escena le rescatan para mostrarlo de nuevo es, en parte, por el halo misterioso que le envuelve, por los intensos trazos con que fue dibujado y por la frescura que conserva a pesar de los años transcurridos desde su creación. Pero, sobre todo, porque el carácter fragmentario e inconcluso del texto ejerce una atracción irresistible sobre quienes gustan de apoyarse en obras reconocidas para crear propuestas escénicas que puedan ser consideradas absolutamente originales.

 

La muy libre adaptación de Carles Alfaro ha sacrificado, o cuando menos atemperado, los aspectos políticos o sociales que se destacaban en otras versiones de la obra vistas años atrás en nuestro país. Para ello ha eliminado escenas otrora importantes y creado alguna que le permite traer a primer plano y a lo largo de toda la representación la relación a un tiempo tierna y violenta de la pareja protagonista. También ha reducido la casi veintena de personajes que figuran en el reparto original a seis. Uno, el de Andrés, el compañero de Woyzeck, importante. En cambio, el de Andrea -Margarita en el texto de Büchner - adquiere mayor relevancia y nos ayuda a profundizar en el conocimiento de la contradictoria y rica personalidad de María, capaz de amar sinceramente a Woyzeck y, acto seguido, de serle infiel.

 

La propuesta escénica sigue, de las varias líneas posibles - hay en la obra apuntes naturalistas y románticos -, la expresionista. Escenario negro y sobrio y el empleo de la luz como elemento escenográfico esencial. Y al fondo, coherente con dicha estética y con lo que el propio texto inspira, el feliz recurso al cine mediante la permanente proyección en una pantalla de un ojo que mira fríamente a público y actores. El final añadido por Alfaro -Woyzeck traspasando la pantalla con el cadáver de María en brazos camino del suicidio en las aguas del pantano - es de gran belleza. Proporciona al espectador la emoción que echa de menos en algunos momentos del espectáculo, atribuible, tal vez, a una interpretación desdibujada que sólo alcanza plena brillantez en el caso de Pep Ricart en el papel de protagonista y, en menor medida, en el de Imma Sancho en el de Andrea.

 

Título: El caso Woyzeck.

Autor: Georg Büchner.

Adaptación libre: Carles Alfaro.

Espacio escénico: Carles Alfaro.

Música: Joan Cerveró.

Iluminación: Alfons Barreda.

Realización rodaje: Jaime Chavarri 

Intérpretes:Pep Ricart, Empar Canet, Imma Sancho, Jordi Verdú, Joan Bertrán y Josep M. Albert.   

Compañía: Moma Teatre.

Dirección: Carles Alfaro.

Estreno en Madrid: Sala Olimpia, 24 -III - 1994.


 


JERÓNIMO LÓPEZ MOZO
Copyright©lópezmozo

 

 

 

 


Plaza de lavapiés

Situación de la

Sala olimpia

C/valencia 1

28012 - madrid

 

 

 

Última actualización el Martes, 29 de Marzo de 2011 17:50