Queipo, el sueño de un genral. Álarez-Ossorio.Crítica Imprimir
Escrito por Jerónimo López Mozo   
Domingo, 11 de Septiembre de 2011 14:17

QUEIPO, EL SUEÑO DE UN GENERAL

TRAGICOMEDIA CON FANTOCHE

 

 
 ANTONIO DECHENT
FOTO: LUIS CASTILLA

El autor y director sevillano Pedro Álvarez Ossorio ha llevado al teatro, como si fuera la escenificación de un sueño con momentos de pesadilla, fragmentos de la vida del tristemente famoso general Gonzalo Queipo de Llano, quien durante la guerra civil aterró a los republicanos andaluces cumpliendo a rajatabla las amenazas, casi siempre de muerte, que lanzaba a través de los micrófonos de Radio Sevilla. El mismo individuo del que Alberti, en conocido poema dedicado a sus alocuciones radiofónicas, decía “es el que ladra, quien muge, quien gargajea, quien rebuzna a cuatro patas”. No se detiene el autor en aquel aciago período, el más conocido y documentado, sino que transita por los años de la Victoria, aquellos en los que la creciente enemistad con Franco, cuyo caudillaje no aceptaba de buen grado, le privaron del mando militar que ejercía y le llevaron a Roma para ocupar un destino forzoso que tenía mucho de exilio. Al hilo de estos acontecimientos históricos, conocemos aspectos de su vida privada que completan el retrato del salvapatrias, en especial los que se refieren a la tormentosa relación con su hija Maruja, que le sirvió de secretaria y a la que negó el permiso para casarse con su propio ayudante, Juliano Quevedo, mostrando en las relaciones familiares un talante que en poco se diferenciaba de los modales castrenses que empleaba en los cuarteles.

 

Contiene la pieza mucha información procedente de muy diversas fuentes. Se advierte un exhaustivo escrutinio de la prensa de entonces y una lectura atenta de cuanto libro o ensayo  se ha publicado sobre el tema. También se incorporan buena parte de las memorias escritas por el propio general y, seguramente, testimonios verbales de personas que fueron testigos de aquellos acontecimientos. Completan la parte documental algunas otras aportaciones que recrean el ambiente de la época,  entre ellas los populares anuncios comerciales emitidos por la radio, que siguen vivos en la memoria de muchos españoles. Convenientemente depurado, todo ello esta presente en la pieza, cumpliendo las exigencias del teatro documento. Pero también hay ficción. Se añaden escenas inventadas, pero no imposibles de imaginar, como las que muestran a un delirante Queipo convertido en el Ricardo III de Shakespeare. Gracias a estas licencias - ¿o no lo son? -, el espectáculo adquiere una teatralidad que le convierte en tragicomedia.

 

Como sueño que es, su escenificación tiene una estructura fragmentaria que facilita el discurrir fluido de los acontecimientos y permite los saltos temporales. A dichas rupturas formales se suma  la que hace que los personajes pasen, sin solución de continuidad y sin que chirríe, del dialogo entre ellos al discurso de cara al público.

 

Sin lujos escenográficos y con el apoyo de imágenes proyectadas, buena parte de las cuales reflejan el alcance de la feroz represión que siguió a la sublevación militar, el peso del espectáculo recae en los actores. Encabeza el reparto Antonio Dechent. Deseaba meterse en la piel de Queipo y para conocerle mejor ha estudiado a fondo su biografía. Fruto de la empatía del  actor hacia el personaje es la humanización de éste, que alcanza su cota máxima cuando sus postreros delirios le asemejan al moribundo Alonso Quijano. De algún modo, el intérprete salva a Queipo del infierno al que le ha condenado la historia. Pero no lo hace omitiendo sus atrocidades, sino mostrándolas, eso sí, sabiendo que el paso del tiempo las atempera, lo que nos hace más benevolentes, tanto que, a veces, como aquí sucede, acabamos convirtiendo el odio en risa. Amparo Marín es la hija que sacrifica sus deseos a la voluntad de un padre déspota. Conmueve en la escena en la que demanda su autorización para casarse y recibe, como respuesta, una cascada de exabruptos. El resto de los personajes se los reparten Antonio Campos y el payaso catalán y exmiembro de Els Comedians Oriol Boixader. Cumple aquél en los  papeles de ayudante de Queipo, sacerdote y desmadrado requeté devoto del Oriamendi. A Boixader le han asignado tres papeles con mucha guasa que le vienen como anillo al dedo: los de Cardenal Segura; un falangista músico y fanático; y Francisco Franco, al que parodia afeminando la voz y con la inestimable ayuda de su físico. Solo le falta acercarse al proscenio y acallar las risas del respetable con su “¡Españoles todos!”.

 

Título: Queipo, el Sueño de un General

Autor: Pedro Álvarez-Ossorio

Escenografía: Juan Ruesga y Vicente Palacios

Vestuario: (diseño y realización) Carmen de Giles

Espacio sonoro: Santi Martínez

Iluminación: Florencio Ortiz

Audiovisuales: (diseño y realización) Ana Álvarez-Ossorio

Estilismo: Manolo Cortés

Asesoramiento histórico: Carlos Arenas Posada

Realización escenografía: Odeón Decorados

Realización mobiliario: Teión

Ayudante de dirección: Ana Álvarez-Ossorio

Dirección técnica: Ana Álvarez-Ossorio - David Romero de la Osa

Regiduría: José Miguel Bau

Técnico de luces: David Romero de la Osa

Técnico de sonido: Santi Martínez

Maquinista: José David Gil

Fotografía: Luis Castilla

Video promocional: Juan Rivadeneyra-Producciones Intermitentes

Comunicación: Antonio Morales y La centralita

Ayudante de producción: Rocco Lombardi

Dirección de producción: Guiomar Fdez. Troncoso

Producción ejecutiva: Antonio Dechent-Pedro Álvarez-Ossorio

Producción: Fundición-Escarmentados

Intérpretes: Antonio Dechent (Queipo), Amparo Marín (Maruja), Antonio Campos (ayudante de Queipo, sacerdote,) y Oriol Boixader (Cardenal Segura, músico falangista, Franco)

Dirección: Pedro Álvarez-Ossorio

Estreno en Madrid: Matadero, Naves del Español, 7 – IX -2011

 
 
 
 FOTOS: LUI CASTILLA

 


JERÓNIMO LÓPEZ MOZO
Copyright©lópezmozo


Matadero madrid

naves del español

DIRECTOR: MARIO GAS

paseo de la chopera, 14

28045 - madrid

metro: legazpi, líneas 3 y 6

bus: 6, 8,18,19, 45,78 y 148

Cercanía: embajadores

 http://www.munimadrid.es           

Entradas: Sucursales de la Caixa de Cataluña

y Tel-entrada (24 horas) 902 10 12 12

                                                      

 

Última actualización el Domingo, 11 de Septiembre de 2011 15:19