gata sobre el tejado de zinc caliente.2011. Lliure. Entrevista Imprimir
Escrito por José R. Díaz Sande   
Viernes, 28 de Enero de 2011 20:45

GATA SOBRE TEJADO DE ZINC CALIENTE

APRENDER A DECIR “TE QUIERO”
 

 

La Compañía del Teatre Lliure ha traído sus campos de algodón y su blanca cama matrimonial a la Sala Francisco Nieva de Madrid. Gerardo Vera – director del Centro Dramático Nacional - ha definido este montaje como “una mirada desde hoy al conflicto de siempre”. Àlex Rigola ha asumido la dirección y su versión la califica de “adaptación libre”.

 
 ESTER CORT /SANTI RICART
FOTO: ROS RIBAS

Àlex Rigola es director habitual en Madrid: Festival de otoño, Teatros de la Abadía, el Español, las Naves del Matadero, pero es la primera vez que trae su carreta al Centro Dramático Nacional. 

  • Es como si me faltase un cromo querido – manifiesta Àlex -, porque las salas con queridas. Quiero agradecer, también, que en los tiempos que corren haya entrado en el CDN un espectáculo de pequeño formato. Hay una tentación el recurrir a grandes textos en espacios grandes que atraen a muchos espectadores. Se ha entendido que este espectáculo tiene que estar cercano a los espectadores. Esto sólo lo puede entender un artista que está en la dirección, como es Gerardo Vera.

A la Sala Francisco de Nieva del Teatro Valle Inclán se intenta trasladar toda la mística de la Segunda Sala del Lliure de Barcelona que, en palabras de Àlex: “es de las mejores salas del mundo y ni sé oír qué. Se crea un clima especial sólo al entrar. Hemos intentado mantener todo lo que tenía la sala.

 

CINCO APARTADOS PARA MONTAR UNA “GATA”

 

Las razones por las que Àlex y su troupe piensan estar en el lugar adecuado las enumera en cinco apartados. Este rigor de orden escolástico, al hablar, así como la abundancia de información forma parte de la personalidad de Àlex. Por esto:

  • Tercero: ¿De qué habla? Del ser humano. No es un texto sobre la ecología, sino cómo el ser humano es un freno para la ecología. Se producen imágenes de lo que es nuestra sociedad y al mismo tiempo hablar del ser humano para conocernos a nosotros mismos. Vale para nosotros y los espectadores.
  • Primero: Durante todos estos años ha habido un recorrido con estas actrices y actores ya así se cierra un ciclo. Sirve de fiesta y recuerdo. Cuatro de ellos han estado en los últimos espectáculos. Otros han colaborado mucho con el Lliure.
  • Segundo: El texto es intimista y hay que aprovechar al máximo la cercanía. Era un texto que rondaba en mi cabeza. Hemos sacado el artículo “La” del título habitual “La Gata…”, porque en el original inglés  - Cat On a Hot Tin Roof - no lo hay y me lleva a pensar en un cuadro donde se muestra al ser humano.
  • Cuarto: ¿Para qué saber más de nosotros mismos?  En el fondo queremos ser un poquito mejores. Eso quiero pensar.
  • Quinto: Este montaje está focalizado sobre las relaciones de las personas humanas que tenemos más cerca. Hay padres, hijos y pareja. La obra habla de la difícil comunicación con las personas más cercanas. Tengo una anécdota: A un amigo mío le comunican que su madre tiene cáncer.”He ido al hospital – me dice – y le he dicho a mi madre que la quería. Hacía mucho tiempo que no lo decía”. A mí me pasa igual. Hay muchas formas de decir “te quiero”, es cierto, pero yo, como padre, me encanta que mi hijo o mi hija me diga “te quiero”, y si pienso que a mi madre le va a encantar lo hago con subterfugios o bromas. Es raro. Algo tan sencillo como un “te quiero” es lo que está aquí en la obra.

Como curiosidad, la película, en España, se tituló La gata sobre el tejado de zinc. Se eliminó lo de “caliente”. A la censura le pareció más discreto, puesto que la expresión “estar caliente” tiene un fuerte significado sexual.

 
 CHANTAL AIMÉE
 
 JOAN CARRERAS
FOTOS: ROS RIBAS 

 

UN ESPECTÁCULO EN TRES PARTES

 

Dentro de esa estructuración “alexiana”, para Àlex, la obra de Tennessee Williams tiene tres partes: 

  • La primera es el Primer Acto se ocupa de la relación de la pareja Joan Carreras (Brick) y Chantal Aimée (Maggie) que se está terminando. Es un cuadro de todos esos momentos de malos rollos. No hay violencia física, sino verbal y emocional muy fuerte, intentando continuar la relación que ya está terminada. En esos instantes buscan cualquier camino y desesperado escape.
 
 CHANTAL AIMÉE
FOTOS: ROS RIBAS

  • La segunda es la escena entre el padre – Andreu Benito (abuelo) - y el hijo Joan Carreras (Brick) -, cuya comunicación es difícil, puesto que la estructura padre/hijo, ya de suyo, no es fácil, pues es la del psicólogo/ paciente o la del Creador (Dios)/hijo, las cuales no son simétricas. Esta estructura padre/hijo podría ser madre/hijo. Esta relación es casi imposible en la realidad por los problemas personales sin solucionas de Brick. El padre intenta una psicoterapia al hijo por problemas paternos.

ANDREU BENITO / JOAN CARRERAS
FOTO: ROS RIBAS

  • La tercera: la resolución de todo lo que sucede con toda la familia, en donde interviene la otra pareja – el hermano de Brick, cuñada e hijos. En la obra hay tres protagonistas: Brick, Magie, Padre y tres secundarios: Gooper (Santi Ricart), Mae (Ester Cot) y la madre (Muntsa Alcañiz), los cuales tiene mucha fuerza por sus roles. En el original hay más personajes que por cuestiones artísticas y económicas hemos eliminado, siempre que las económicas no entorpezcan las artísticas. Son metáforas redundantes de los 6 personajes. Por ejemplo el caso del médico que personifica a la razón y el cura que representa a la fe. También se han eliminado a los criados.

 
 FOTO: ROS RIBAS

Unos personajes que en la mayoría de los montajes se eliminan son los niños, hijos de Mae y Gooper. 

  • También nosotros los hemos eliminado. Se habla tanto de ellos que su presencia no es necesaria. Maggie tiene gran deseo de hijos y la otra pareja tiene muchos. No se echan de menos.

A estos niños insoportables, en la famosa película de Elizabeth Taylor  y Paul Newman, Maggie los apodaba los “cuellicortos”. En este montaje se les llama los “sin cuello”. Nos sería extraño – replica Chantal Aimée (la Maggie de Àlex) – que tras esta observación pasásemos a “cuellicortos”.

HINCAPIÉ DE LA HOMOSEXUALIDAD EN LAS PRIMERAS VERSIONES

 

CHANTAL AIMÉE
 
JOAN CARRERAS
FOTOS: ROS RIBAS 

Al principio el tema de la homosexualidad se puso en primer término. Incluso la censura, en algunos países, obligo a que se fuera discreto al tratarlo.  En aquello época, en España, no existía el término “gay” y en esta obra, al final, parecía quedar muy claro – imagino por el manipular aquí y allá en el texto - que el tal Brick no era homosexual, sino que su amigo era el que estaba enamorado de él. 

  • Es cierto que algunos lo han enfocado así y como el tema principal de la obra. Hoy nuestra sociedad tiene asumido el tema de la homosexualidad, pero tiene sus reticencias. Tennessee Williams estuvo muy acertado al situar este tema en un futbolista norteamericano – fútbol americano – de la primera división. En España, que hemos aceptado la homosexualidad, no hay ningún futbolista de primera división que haya aceptado su homosexualidad. ¿Es posible que todos sean heterosexuales? Seguramente no. Alguno lo debe esconder. Nuestra sociedad no tiene resuelto la convivencia absoluta en cuanto a gustos sexuales. Nadie declara su homosexualidad cuando juega en primera división. Entiendo el pánico que ce crearía en el vestuario si saliese el tema. Imagínate que falla un gol y 50.000 personas gritando: “¡Maricón!¡Maricón!” . Ante tales cavernícolas, lo mejor es que quede oculto. Personalmente creo que es un tema que aún no está superado.

Àlex Rigola no niega que la sexualidad y homosexualidad esté presente en la obra, pero no es el centro. 

  • Cuando veo la película siempre veo que la sexualidad está allá, pero en el texto original no hay más. El propio Williams dice que no quiere que quede totalmente claro la homosexualidad. Es claro que a Brick le ha gustado su amigo. No sale físicamente en escena, pero sí sale en cada una de las partes de la obra. Personalmente creo que el personaje de Brick es bisexual, pero esto no es el centro de la obra. El centro está en la relación del padre con el hijo. Maggie es una de los tres protagonistas, pero el centro es el padre- hijo y curiosamente en el original tiene casi el doble de extensión. Lo que desarrolla Maggie para recuperar la relación tiene muy mala pata, pues se equivoca al despertar la antigua relación de Brick. Ella es la que empieza y termina la obra, pero el auténtico “click” que le hace cambiar de rumbo a Brick va a ser el padre.

 

LA CAMA SEMBRADA EN UN CAMPO DE ALGODÓN

 

Es frecuente que los escenarios teatrales de Williams recurran a  un realismo poético. En esta ocasión lo poético puede más que el realismo.

 

 
 FOTO: ROS RIBAS
  • Tanto la habitación de Maggie y Brick como la casa no ser reproducen realísticamente – advierte Àlex. Tampoco la centramos en una época concreta. Pueden ser los años cincuenta o la actualidad. El vestuario es de finales de los años cincuenta pero trabajado de un modo muy sutil, que en una fiesta de gala podría usarse en la actualidad. ¿Cómo se hace esto? Quitando mucho de los complementos. Con el espacio esto es más difícil. Por eso decidimos hacer una instalación. Todo lo que está en juego son los inmensos terrenos del padre, que son campos de algodón, bastante superiores a los que puede tener la Duquesa de Alba. Por otro lado hay un hijo no demasiado querido y otro muy querido pero que es alcohólico y con deseos de no terminar su proceso de autodestrucción. Por ello la habitación está en medio de los campos de algodón. Se juega con elementos mínimos, pero se trata de una imagen poética con todos los elementos.

A LOS PERSONAJES SE LES HA SUBIDO LA EDAD

 

En el original los personajes están recién salidos de la Universidad. Son jóvenes. 

  • Nuestros actores Joan Carreras (Brick) y Chantal Aimée (Maggie) – están cercanos a los cuarenta. Hemos subido a esa edad la de los personajes.  Pero no lo hemos hecho por imagen de los actores, sino por su modo de reaccionar que no es propia de chicos de 20 ó 25 años. El terreno vivido es más profundo que los personajes originales. Ello obliga a una reacción mucho más dura que en el original. Llevan 14 años juntos y no 2. Por lo que conocen y ya están dichas todas  las cosas después de tantos años de relación, saben cómo hacerse daño. Ello obliga a un primer actor de violencia muy verbal, que no quiere decir gritar. Se pinta todo un abanico de malos rollos. Son escenas muy desagradables de ensayar, pues todos nos hemos encontrado en estas situaciones. Se vive más de lo que se dice. Para vivir toda esa tensión se necesitaba un espacio pequeño. Es un teatro cercano a la verdad que permite este tipo de espacios y una placentera propuesta.

JOAN CARRERAS /RAFFEL PLANA
FOTO: ROS RIBAS

Algo que Àlex subraya es la música en directo de Raffel Plana al piano: Es algo fuera de la realidad. Ante tanta basura se necesitaba la belleza sonora.

 

La obra original dura unas tres horas, pero en esta versión se ha quedado en 1 hora y 30 minutos, sin descanso. 

  • Hemos sido bastante fieles al original – precisa Àlexa pesar de ser una versión libre en cuanto a la adaptación de edad e los personajes. Quizá haya algo más de síntesis. Me interesaba lo que se dice y los estados emocionales que creo son los importantes. Es un montaje de actores  y hemos dado muchas vueltas al trabajo actoral. En estos personajes se requería una sinceridad actoral. Por eso importaba el espacio pequeño.

  • Para nosotros – refuerza Chantalla cercanía del público nos obliga a la verdad, de lo contrario no tienes nada que hacer.

En la versión cinematográfica se acentúan ciertos tintes esperpénticos en la otra familia: el hermano de Brick, su mujer y los hijos. 

  • No he seguido esa línea – aclara Àlex -, pues también los hemos trabajado desde la verdad y hemos evitado toda caricatura de los personajes.

 
 BARBARA  BEL GEDES BEN GAZZARA

La obra se estrenó en Broadway en 1955, dirigida por Elia Kazan. Sus intérpretes fueron Bárbara Bel Geddes (Maggie) – popular televisivamente por su papel de la madre en Dallas -, Ben Gazzara (Brick) Burls Ives (Abuelo), Mildred Dunnock (Abuela), Pat Hingle (Gooper) y Madeleine Sherwood (Mae).

 

En España se estrenó el 30 de septiembre de 1959 en el Teatro Eslava de Madrid. Al frente del reparto estaba Aurora Bautista como Maggie y Rafael Arcos como Brick. La dirigía José Luis Alonso con decorados de Manuel Montañola. El resto del reparto era: Ana María Méndez (Edith), Ricardo Alpuente (Gooper), María Francés (La madre), Antonio Prieto (El abuelo), José Miguel Rupert (Rvdo. Tooker), Emilio Menéndez (Dr. Baugh), María Jesús Lara (Dixie), Marina García (Trixie), Andrés González (Sonny), Norberto Olmo (Lacey), José Luis Martín (Sockey).

 


José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande

Última actualización el Sábado, 26 de Febrero de 2011 07:26