En la vida todo es verdad y todo es mentira. CNTC. Entrevista Imprimir
Escrito por José R. Díaz Sande   
Jueves, 02 de Febrero de 2012 10:57

EN LA VIDA TODO ES VERDAD

Y TODO ES MENTIRA

DENUNCIA DEL GOBERNANTE AMBICIOSO

 

 
www.madidteatro.net


 
 SAINETES
FOTO: CHICHO
 
 LA COMEDIA NUEVA O EL CAFÉ
FOTO: HICHO
Calderón de la Barca llega al Teatro Pavón, superando sus trillados títulos que se repiten por doquier. En la vida todo es verdad y todo es mentira es obra a la que se ha recurrido poco. Pertenece a la programación del 2011 - 2012 de la Compañía Nacional de Teatro Clásico , que dejó el antiguo director Eduardo Vasco. Helena Pimenta,  nueva directora, califica de

 

·         ...buen criterio la programación que ha dejado Eduardo. Quiero manifestar con toda pasión, la admiración hacia el equipo de Ernesto Caballero. Lo conocí desde mis comienzos y fue modelo para mí en el modo de entender el teatro y cómo hacerlo. Poco puedo hablar del espectáculo, pero sí puedo decir que se ha hecho con sensatez, rigor, pasión y sabiduría.

 

Ernesto Caballero ya acudido en dos ocasiones al Teatro Pavón, sede de la Compañía Nacional de Teatro Clásico durante bastantes años hasta que la remodelación del Teatro de la Comedia, permita entrar. Acudió con dos textos un tanto insólitos: Sainetes (CLIKEAR) de Ramón de la Cruz y La Comedia nueva o El café (CLIKEAR) de Leandro Fernández de Moratín. El calificativo de insólitos se debe que consiguió captar el interés. Los Sainetes, parecían pasados de moda y quedar recluidos a  colegios, y La Comedia nueva, debido a su deambular discursivo y didáctico, difícil de digerir sobre el escenario. Ernesto supo inyectarles interés. Una cualidad que parece connatural en él.

 

·         Eduardo Vasco, tras dirigir para la Compañía Nacional de Teatro Clásico los Sainetes y La Comedia Nueva, me pidió algo del repertorio aureo. Eduardo tenía debilidad por Calderón y yo, cuando hace veinte años puse en escena la deliciosa comedia mitológica de Eco y Narciso, trabé relación con el catedrático Antonio Regalado, al cual el montaje le pareció muy bien y, por su parte, me descubrió, entre otros muchos arcanos calderonianos, esta desconocida joya. Por eso quiero dedicar esta obra a este insigne especialista, conocedor profundo y entusiasmado de la obra de Calderón. Es mi quinto Calderón.

 

La vinculación de Ernesto Caballero con el Teatro Pavón viene de muy antiguo, desde antes que naciera. Con motivo de esta tercera incursión en el Teatro Pavón, Ernesto se sincera: 

 

·         Al Teatro Pavón le tengo un especial cariño desde que enteré de una historia que de alguna manera se hablaba a medias en mi casa. Mi abuela fue corista en Las Leandras en este teatro. Se enrolló con un regidor alemán y nació mi madre.

 

LA LEANDRAS
1931 (100 REPRESENACIONES)

 

 

Las Leandras  (Pasatiempo Cómico-Lírico) de  Emilio González del Castillo y José Muñoz Román con música de Francisco Alonso se estrenó en el Teatro Pavón el 12 de noviembre de 1931. Sus intérpretes fueron: Celia Gámez (Concha), Amparito Sara, Cora Gámez, Conchita Ballesta, Pepita Arroyo, Pepe Alba, Enrique Parra, José Bárcenas, Manuel Rubio, Julio Lorente. Obtuvo un gran éxito y del repertorio de diez canciones, todas muy recordadas, han sobresalido especialmente El Pichi y Los Nardos.

 

UN CALDERÓN POCO CONOCIDO

 

En la vida todo es verdad y todo es mentira es una obra poco conocida.

 

·         La última representación fue en 1856, por lo tanto hace 150 años. Se trata de una obra filosófica semejante a La Vida es sueño: la educación en reclusión. Es una obra fascinante, pues se concentran todos los otros calderones: pensamiento, poesía, espectáculo y clima político. Es un drama filosófico donde la problemática barroca de apariencia y realidad se encarna en el tirano Focas, emperador de Constantinopla, incapaz de alcanzar una certidumbre que oriente sus acciones. Esta suspensión del juicio irá llevando al protagonista a un creciente estado de desasosiego que le conducirá a recurrir a las artes del mago Lisipo para que disponga una representación dentro de la representación. De este modo podrá vislumbrar alguna evidencia capaz de aquietar su ánimo.

 

FERNANDO BAREA
FOTO: CNTC

 

El argumento está basado en hechos históricos del año 610 después de Cristo: la caída del emperador bizantino Flavio Nicéforo Focas Augusto y la ascensión al trono de su asesino, Flavio Heraclio Augusto. En realidad Heraclio Augusto, repetía el mismo comportamiento de Focas Augusto que había matado a su predecesor Mauricio. Calderón toma muy libremente esta historia y presenta a Heraclio Augusto como un ser natural, ingenuo y desconocedor de su origen. al estilo del Segismundo de La Vida es sueño.

 

·         Se trata, pues, de un nuevo Segismundo - según Fernando Doménech, asesor literario - que asciende en el orden moral hasta convertirse en un auténtico modelo de senequista cristiano, que acaba siendo consciente de la vanidad del mundo y acepta el imperio con el convencimiento de que no hay conquista mayor que la del dominio de uno mismo. 

 

 
 FOTO: CNTC

Como están Focas y Leonido:

 

·         Se trata de modelos del mal gobernante, dominados por la ambición, el deseo de venganza y el miedo a ser desplazados del poder. Esto les lleva a la traición y al asesinato, real o imaginado, en nombre de la razón de estado. El triunfo final de Heraclio será el de la rectitud moral, la paradójica victoria de quien renuncia a vencer por encima de todo - concluye Fernando Doménech.

 

Según Ernesto Caballero:

 

·         Nos encontramos con un texto eminentemente político que aborda abiertamente la cuestión de legitimidad del poder y de la razón de Estado. La tesis expuesta es la contraria a la teoría maquiavélica, la cual recomienda al gobernante que se valga de cualquier medio, lícito o ilícito, para lograr sus objetivos políticos. Por el contrario Calderón en esta obra se declara probabilista, en cuanto favorece al acusado en caso de ausencia de culpabilidad: el principio jurídico "in dubio pro reo" - ante la duda a favor del reo -. Este principio Heraclio lo formula claramente: "Un vida vale más que un reino"

 

A pesar de que la obra se plantea toda una problemático político filosófica, Ernesto afirma:

 

·         Es como una gran obra de aventuras, al estilo barroco, que podríamos parangonar con las películas de Spilberg.  Calderón construye un gran teatro dentro del teatro. Es un escenario fantasmagórico de una isla poblada por músicos, cazadores, hechiceros... Todos los elementos tiene carácter simbólico y no pretenden en absoluto una verosimilitud realista. A través de esta imaginaría expone sus ideas. Se trata de un gran retablo barroco. Uno de los elementos importantes es la música.

 

ACTORES QUE HAN SABIDO

LLEVAR LA PALABRA DE CALDERÓN

 

Ernesto ha contado con un equipo de actores que...

 

·         ..han trabajado con determinación, punto de vista y a conciencia. Han sabido llevar la palabra de Calderón.

 

FOTO: CHICHO

El veterano Ramón Barea es el mal gobernante Focas y declara:

 

·         Estoy asustado al enfrentarme por primera vez al teatro de verso y por cierta responsabilidad ante los trabajos de otros actores. Siento miedo e ilusión al mismo tiempo como si fuera un primerizo en esto de la interpretación, pues es un trabajo que sobrepasa lo convencional. Calderón decía: "Yo quiero actores comprometidos con el trabajo" , pues bien somos un equipo comprometidos con su idea y decisión. Lo hemos hecho lo mejor posible.

 

A Cintia la encarna Carmen del Valle. Ha intervenido en  varios títulos de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, en la etapa anterior a la de Eduardo Vasco. Entre sus últimos trabajos destacan: La celestina de Fernando de Rojas, dirigida por Robert Lepage y Comedias bárbaras de Valle-Inlcán, dirigida por Bigas Luna.

 

·         Ha sido una sorpresa y placer el volver a esta casa. Yo inauguré este teatro con Peribáñez y cerré la comedia con El Alcalde de Zalamea. Ernesto con su creatividad desbordante se ha comprometido con un texto, inyectándole una creación propia. Me encanta el aire nuevo del Clásico con Helena Pimenta. En cuanto a los clásico siguen siendo interesantes y la prueba es que atraen a micho público. Espero que hayamos defendió la propuesta al máximo.

 

Jorge Machín es Leónido que define su personaje como

 

·         uno de los cavernícolas. Es la segunda vez que coincido en un clásico con Ernesto Caballero. Es una gran oportunidad volver a los clásicos desde una perspectiva fuera de los estereotipos, que es muy típico de Ernesto. Esta obra de Calderón es una historia que a pesar de la fantasía, el verso y lo complicado calderoniano se va sentir cerca de cosas próximas al cine, como es el caso citado de Spilberg.

 

RAMÓN BAREA
FOTO: CNTC

 

Jesús Barranco es Lisipo, el Hechicero, al cual Ernesto Caballero describe como.

 

·         un auténtico director de escena. Lleva a cabo un recurso como el pintor Velázquez en Las Hilanderas.

 

·         Impresiona hasta qué punto es realidad lo que vivimos, o es algo ficticio - señala Jesús. Durante los ensayos nos preguntábamos. lo que estamos haciendo es real o ficción. Todavía no lo sabemos. ¿Qué les queda a los dos príncipes cavernícolas? ¿En qué momento son reales o personajes? Este no es un trabajo de grandes protagonistas sino de todo el elenco. Entre todos contamos una historia y planteamos un compromiso. En Focas el conflicto es brutal: todo gira en derredor de lo que le pasa a él, que es el primer espectador. Es un conflicto existencial.

 

FOTO: CNTC

Karina Garantivá interpreta a Libia. Ha intervenido en Presas de Ignacio del Moral y Verónica Fernández, Maniquís y La Fiesta de los Jueces, ambas dirigidas por Ernesto Caballero.

 

·         Estoy muy ilusionada con este trabajo desde el ensayo hasta ahora. Es un mundo fascinante y poético el de Ernesto. Estoy ilusionada sobre todo porque soy extranjera - nacida en Colombia, su acento no lo denuncia -, y par una extranjera es difícil hacer un texto como éste. Es una historia interesante que plantea preguntas al público como las planteado para nosotros. Se trata de las dudas calderonianas.

 

Jorge Basanta es Sabañón, No es nuevo en esta Compañía, pues ya había intervenido en La Dama Boba de Lope de Vega, dirigida por Helena Pimenta y Don Juan Tenorio de José Zorrilla, dirigida por Eduardo Vasco.  

 

·         Quiero agradecer a Ernesto y al equipo el poder participar de este montaje. Es un placer volver al Clásico. El público se lo va a pasar bien.

 

CALDERÓN AUTOR DE CORRALES Y PALACIO

 

Uno de los “sanbenitos” que se ha colgado a Calderón es que era un autor de Corte y Palacio, dado sus altas filosofías  Según Ernesto no del todo exacto:

 

·         En realidad es un autor de los Corrales y de comedia. En aquella época del teatro del siglo de oro no existía tanta diferencia entre el Rey y el pueblo, en lo que respecta a ir a los Corrales. Ahora es difícil entenderlo, pero aquel pueblo estaba acostumbrado a la recitación sonora más que nosotros. Era un teatro popular.

 

Ernesto reconoce que… 

  • Es inevitable que, aunque no se pretenda, siempre se impregna algo de la visión que se tiene, pero sigo fiel al espíritu calderoniano. He partido del barroco y cómo se hacía. Puede parecer que todo es moderno, al situarlo en una nave industrial, pero eso no ese tratamiento no es realista sino simbólico, como si fuera una carta del Tarot. A través de la iconografía pretendemos transmitir la enseñanza moral, desde el simbolismo. Esto está en Calderón.

 


José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande

 

 

 

  

 

Última actualización el Miércoles, 29 de Agosto de 2012 18:29