La Plaza del Diamante. J. Ollé. Lolita. Crítica Imprimir
Escrito por José R. Díaz Sande   
Jueves, 20 de Noviembre de 2014 17:16

 LA PLAZA DEL DIAMANTE
EL VALOR DE LA PALABRA DE LOLITA 

   lolita 19 b copia
   LOLITA FLORES
FOTO: www.madridteatro.net

Del 24 de septiembre al 23 de noviembre de 2014 Lolita ha interpretado en la Sala Pequeña del Teatro Español a Colometa, la protagonista de La Plaza del diamante de Mercè  Rodoreda. Casi desde su estreno sobre el cartel de la entrada se estampó el "No hay localidades para ninguna función". La temporada estaba cubierta. Tal éxito, desde el comienzo y antes de que aparecieran las críticas, provenía de varios alicientes: La Plaza del diamante fue popular a través de la serie televisiva y Mercè Rodoreda, gracias a la serie, fue conocida en el resto de España. Otro aliciente era el que lo interpretara Lolita Flores, popular como cantante, hija de Lola Flores y, ahora, matriarca de toda la familia, amén de sus apariciones en diversos programas televisivos. Todo este "curriculum" parateatral, le servían de aval a nivel divulgativo. A este itinerario musical y social, para los más seguidores del teatro y el cine, se unía la validez de Lolita como actriz: un Premio Goya en el cine por Rencor, y, en teatro, por Ana en el trópico y Sofocos, más sofocos. Para los sesudos del teatro la garantía de toparse con un buen espectáculo era la dirección de Joan Ollé, director catalán con mucho de prestigio en la profesión. Tales expectativas no se han frustrado, y para decirlo de una vez: la interpretación que nos ofrece Lolita resulta convincente.

El texto adaptado por Carles Guillén y Joan Ollé resulta buena, pues sintetiza con habilidad la novela, ya en clave de monólogo, a una dramaturgia monologada con un lenguaje que respeta el de Mercè y mantiene viva la imaginación a través de las imágenes tanto descriptivas como emocionales. Curiosamente, a pesar de conocer la serie televisiva - ya lejana en la memoria - no se echa de menos nada. La palabra emitida inteligentemente por Lolita, recrea perfectamente la historia de Colometa y su entorno familiar y social. Los personajes que evoca se describen de tal modo, que terminamos por verlos. El valor de la palabra se hace protagonista.

La puesta en escena prefiere el minimalismo: unas ajetreadas tablas como suelo, por el que despuntan hierbajos, y un añoso banco, sufridor de las inclemencias de la climatología, evocan la golpeada vida de Colometa, así como desprende un aroma poético. Intermitente, una ristra de bombillas verbeneras que vienen desde las alturas y reposan sobre el suelo, evocan aquellos momentos de esparcimiento en la vida de Colometa. Este minimalismo escénico potencia el protagonismo de la palabra, así como apoya, humildemente cuando se requiere, la atmósfera de la vida de Colometa. Una discreta música, más evocación que realidad, termina por dar el toque final del ambiente. Todo un acierto.

A todo este "acierto" se añade otro: la interpretación de Lolita. Lo que tiene que emprender es un camino nada fácil. Sin acción, todo el tiempo está sentada en el banco, narrando a los espectadores, muy cercanos, las alegrías y desdichas de su vida, sin estridencias ni melodramatismos, salvo algún momento puntual más trágico. Combina, con habilidad, el humor, el distanciamiento de su propia vida y el dramatismo. Todo ello con contención y verosimilitud. Un buen trabajo que precisa de concentración. Da la sensación de que sus palabras brotan de su propio corazón.

Asistí el martes 18 de noviembre de 2014. Se cumplía el "no hay localidades", con un público muy preferentemente femenino, y con una buena dosis de edad madura. Es posible que muchas conocieran la novela y, sobre todo, la serie televisiva. Como anécdota curiosa y, para mí, ocurrida por vez primera, fue el simpático preludio. Indudablemente la obra necesita de la mencionada concentración, y, sobre todo, teniendo al público tan cerca. Un exabrupto ruido puede hacer perder el hilo del texto. No es lo mismo si existieran las antiguas candilejas, y cierta lejanía que amparan del público. El tal preludio consistió en que una persona advirtió de tal necesidad de silencio y recogimiento. No esperó a que la megafonía dijera aquello de "no se olviden de apagar sus teléfonos móviles", sino que pidió a todo el respetable que delante de él apagasen los móviles, y quienes no supieran apagarlos, él se ofrecía para hacerlo. Tal promesa se cumplió, pues varios móviles fueron pasando por sus manos, obteniendo el silencio requerido. Otro aviso fue el que si alguien tomara caramelos que, ¡ya!, quitara el papel de celofán, y no esperara a la función. Por lo visto, tales advertencias, eran el resultado de imprudencias telefónicas o alimenticias anteriores. A pesar de todo, durante la representación, algún teléfono abortó su melodía, algún "crick" de celofán escuché a mi lado y, para más "inri", alguna señora protestaba, porque las piernas de la persona de atrás se apoyaban sobre su respaldo. Lógicamente a todos nos dio un espasmo, y también obligó a un sutil silencio de Lolita, del que salió airosa.

La plaza del diamante, eso ya está en la novela, es un texto que no solamente se atiene a las vivencias históricas de un personaje como Colometa, sino que nos transmite una crítica mirada, sin acritud, de una sociedad, en la que los poderosos mantienen sus distancias frente a una población que la vida les ha llevado a practicar la humildad,  y convertirse en sufridores de la injusticia. También revela que en la vida se encuentran seres bondadosos como la propia Colometa y su segundo marido, un pedazo de pan.

  lolita 11 b copia 
   LOLITA FLORES
FOTO: www.madridteastro.net

Título:La Plaza del Diamante
Autora:Mercè Rodoreda
Adaptación:Carles Guillén y Joan Ollé
Traducción al castellano:Celina Alegre y Pere Rovira
Iluminación:Liones Spycher
Vestuario:Ana López
Música original:Pascal Comelade
Ayudante de dirección:Irma Corea
Producción:Teatro Español
Intérprete:Lolita Flores
Dirección:Joan Ollé
Duración:1 hora 15 minutos
Estreno en Madrid:Teatro Español (Sala  pequeña), 24 - IX - 2014

 


José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande

 


Teatro Español
Sala Pequeña

Director: Juan Carlos Pérez de la Fuente
C/ Príncipe, 25

28012- Madrid
Concejalía de las Artes
Ayuntamiento de Madrid.
Tf. 91 3601484
Metro: Sevilla y Sol

Parking: Pz. Santa Ana,

Pz. Jacinto Benavente y            

Sevilla.  http://www.munimadrid.es
Entradas: Sucursales de 
la Caixa de Cataluña

y Tel-entrada (24 horas) 902 10 12 12

 

 
Última actualización el Jueves, 20 de Noviembre de 2014 17:31