L'elisir d'amore. T. Real. Crítica Imprimir

L'ELISIR D'AMORE
AIRE FRESCO Y JOVEN

Elixir 6049 b
CAMILLA TILLING / ISMAEL JORDI
FOTO: JAVIER DEL REAL

Tras una serie de óperas controvertidas para alguna parte del público por su partitura de lo que denomina ópera contemporánea - aunque pertenece al siglo XX - y unas puestas en escena vanguardistas, llega L'elisir d'amore, ópera de Gaetano Donizetti, de siempre muy celebrada y popularizada a través de su famosa aria Una furtiva lacrima, bocado suculento par muchos cantantes líricos-ligeros. En cuanto a la música del compositor no había mucho riesgo de encontrarse con división de opiniones. Reponer esta ópera no tendría más importancia que la de escuchar conocidas y agradables melodías bien interpretadas, sino fuera por su jovial y entusiasta puesta en escena de Damiano Michieletto.

L'elisir d'amore original se desarrolla en la campiña a la que acude un charlatán-doctor con un "elixir" que no es sino vino de Burdeos. El tal elixir vendrá a remediar el mal de amores del apocado Nemorino frente a Adina, campesina bien situada social y económicamente. Una mujer de rompe y rasga que ignora los requerimientos silenciosos de Nemorino. En el fondo, la obra terminaba por ser una oda al vino, aunque, al final, la tal oda palidece, una vez que Adina prefiere conseguir el amor de Nemorino.

Otra temática es la de desear lo que es solicitado por otros. En este caso, Nemorino, heredero de una fortuna, es solicitado por toda la soltería femenina. Es entonces cuando Adina no permite que otras se lo arrebaten.

Sin desviar el argumento, en lo fundamental, Damiano Michieletto ha encontrado. acertadamente, la equivalencia de la historia en un mundo actual que le aporta cierto atractivo, sobre todo para los públicos jóvenes. Traslada la acción de la campiña a una playa mediterránea inundada de bañistas: familias, niños, jóvenes, chulos de playa y apetitosas chicas. En la playa hay un chiringuito, Bar Adina, nombre procedente de su dueña: Adina.

En este planteamiento el resto de los protagonistas visten otros oficios: el desafortunado Nemorino recoge basuras en la playa; el guerrero Belmore es el sargento de un barco que acaba de atracar; Dulcamara, el doctor charlatán, en un vendedor de una bebida tonificante:"Elixir". Lo que sucede es que la tal bebida no es sino una tapadera para vender papelinas de droga. Droga que será rechazada por Adina, en aras del verdadero amor.

Esta adaptación, bien conseguida, va más allá de epatar con una originalidad vacía. Consigue que todo fluya y encaje sin forzamiento. Personalmente alabo esta traslación, pues da frescura y actualidad a una temática todavía hoy presente: la alienación del ser humano a través de las drogas.

Indudablemente ante tal puesta en escena hay división de opiniones, bien en el patio de butacas o en el "hall" del teatro a la salida. En la representación del 7 de diciembre de 2013, tal disensión no se manifestó, al menos, en el interior del local. Los aplausos y cierta sensación de euforia se palpaba en el ambiente. Hay que reconocer que Damiano consigue crear la atmósfera playera adecuada.

Otro de los valores de esta puesta en escena es una cuidad dirección de todos los personajes: desde los protagonistas hasta los figurantes, incluyendo los niños, que, por cierto, son muy pequeños, y parece que disfrutan realmente de la arena, el sol y el agua. No salieron a recibir el merecido aplauso, posiblemente por lo avanzado de la hora.

Si ya la ópera original es divertida, aquí la comicidad y vistosidad aumenta, debido a la multiplicidad  de imágenes que se crean. No obstante, es tal la cantidad de acciones que se desarrollan en la soleada playa, que, hay momentos, en que el espectador no sabe hacia dónde dirigir su mirada.

En la función del día 7 cantaba el segundo reparto: Camilla Tilling (Adina), Ismael Jordi (Nemorino), José Carbó(Belmore), Paolo Bordogna (Dulcamara) y Mariangela Sicilia (Gianetta). Todos ellos muestran, a nivel interpretativo, una gran soltura y transforman sus personajes en seres creíbles.

La soprano Camilla Tilling  ya había participado en Real en la Gala Mozart, en San Francisco de Asís (CLIKEAR) y Pélleas et Melisandea (CLIKEAR). Es una voz lírica agradable, que comenzó un tanto apagada, pero, a medida que la función transcurría iba cobrando mayor entidad. El final fue rotundo. Ismael Jordi, que había participado en el Real en Cosí fan tutte (CLIKEAR) compuso un Nemorino, a nivel interpretativo y corporal, un tanto tontorrón y apocado que reflejaba bien el primer carácter de su personaje. Es una voz de buena modulación, y la famosa "furtiva lacrima" encontró el intérprete adecuado. El barítono José Carbó, que ya ha participado en el Real en Il barbieri di Siviglia, es voz contundente, clara y precisa, así como su buena presencia física ayuda a ese sargento al que le darán calabazas. Paolo Bordogna, que cantó en el Real La pietra del Parangone (CLIKEAR) y L'italiana in Algeri, es un barítono, catalogado como uno de los mejores barítonos buffo de sus generación, no decepciona tanto en la parte vocal como interpretativa. Crea un Dulcamara atrevido y fresco. Mariangela Sicilia es Gianetta, cuya intervención en el segundo acto cobra protagonismo, y consigue el aplauso merecido.

La orquesta dirigida por Vicente Alberola, mantuvo el volumen y sonoridad adecuada.

Algo que resulta curioso son ciertas partes orquestales de esta ópera, que son interpretadas mediante bailables discotequeros de esos habitantes playeros, sin tener que forzar la partitura ni el ritmo.

Si hubiera que resumir en pocas palabras lo que ha supuesto este L'elisir d'amore, es la de ser un viento de aire fresco y la posible atracción para un púbico joven.

Elixir 4127 b
PAOLO BORDOGNA
Elixir 5985 C
JOSÉ CARBÓ / CAMILLA TILLING
FOTOS: JAVIER DEL REAL

Título: L'elisirr d'amore (Melodramma giocoso en dos actos)
Libreto: Felice Romani, basado en el texto de Eugène Scribe para la ópera Le philtre, de Daniel-François-Esprit Auber
Música: Gaetano Donizetti (1797-1848)
Escenógrafo: Paolo Fantin
Figurinista: Silvia Aymonino
Iluminador: Alessandro Carletti
Asistente del director de escena: Eleonora Gravagnola
Asistente de la figurinista: Vera Pierantoni Giua
Maestros repetidores: Riccardo Bini, Mack Sawyer
Fortepiano: Riccardo Bini
Nueva producción del Teatro Real, en coproducción con el Palau de les Arts de Valencia
Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real
Figuración: Carlos Belén, Mirko Corchia, María González, Michel Guevara, Merche Romero, Susana Lara, José Luis Oliván, Diana Samper,
Niños: David Álvaro Gil, Carla Felipe Torres, Sofía Felipe Torres, Izan Fernández García, Carmen Fernández Pacheco, Mario Hernández Marrodán, David Moreno Barroso, Daniella de Pablo Abascal, Alejandro Rodríguez Nasser, Elena Torres Romero
Intérpretes: Nino Machaidze (2, 4, 6, 15, 17, 20) /Camilla Tilling (3, 7, 9, 11, 14)/Eleonora Buratto (8, 13, 18) (Adina); Celso Albelo (2, 4, 6, 15, 17, 20), Ismael Jordi (3, 7, 9, 11, 14, 18), Antonio Poli (8, 13) (Nemorino); Fabio Maria Capitanucci (2, 4, 6, 8, 13, 15, 17, 20)/ José Carbó (3, 7, 9, 11, 14, 18) (Belcore); Erwin Schrott (2, 4, 6, 8, 13, 15, 17) / Paolo Bordogna (3, 7, 9, 11, 14, 18, 20) (Dulcamara); Ruth Rosique (2, 4, 6, 8, 15, 17, 20) / Mariangela Sicilia (3, 7, 9, 11, 13, 14, 18) (Gianetta)
Director del Coro: Andrés Máspero
Directores musicales: Marc Piollet, Vicente Alberola (7, 8)
Director de escena: Damiano Michieletto
Duración Aproximada: Acto I: 1 hora y 5 min./ Pausa de 25 min. / Acto II: 1 hora y 10 min.
Estreno en Madrid: Teatro Real, 2 - XII - 2013
Edición musical: L’elisir d’amore, de Gaetano Donizetti
Libreto de Felice Romani Casa Ricordi S.r.l de Milán

 


 

 

José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande

FOTO:
BOGUSŁAW TRZECIAK

Teatro Real
Director: Gerard Mortier
Plaza de oriente s/n
28013 – Madrid
Tf. 91 516 06 60
Metro: Ópera, líneas 2 y 5
Ramal Ópera-Príncipe Pío
Sol, líneas 1, 2 y 3
Autobuses: Líneas 3, 25 y 39
Parking: Plaza de Oriente
Cuesta y Plaza de Santo Domingo
Plaza mayor

www.teatro-real.com