Splendid's. Crítica. Imprimir
Escrito por Jerónimo López Mozo.   
Sábado, 27 de Marzo de 2010 16:46

SPLENDID’S, GÁNSTERS METAFÍSICOS
[2007-05-28]

Un grupo de gánsters secuestra a la heredera de un millonario estadounidense en la séptima planta de un hotel de lujo con el propósito de pedir un rescate, pero sucede algo imprevisto.


SPLENDID’S
Gánsters metafísicos

Título: Splendid’s
Autor: Jean Genet
Traducción: Mauro Armiño
Escenografía: Ricardo Sánchez Cuerda
Iluminación: Francisco Leal y Óscar Sainz
Vestuario: Pedro Moreno
Música: Mariano Díaz
Vídeo: Álvaro Luna
Caracterización: Juan Pedro Hernández
Ayudante de dirección: Manuel Calzada Néstor
Ayudante de escenografía: Lahuerta
Ayudante de vestuario: Elena Sánchez
Producción: Centro Dramático Nacional
Intérpretes: Alberto Berzal (Ráfaga),
P
atxi Freytez (Pierrot),
Israel Fróas (Ritom),
Carlos Martínez-Abarca (Bravo),
Daniel Ortiz (Jean (Johnny),
Sergio Otegui (Voz de radio),
Helio Pedregal (Scout),
Joseba Pinela (El Policía),
Antonio Zabalburu (Bob)
Dirección: José Carlos Plaza
Estreno en Madrid: Teatro Valle Inclán
(Sala principal), 19 – IV - 2007



FOTOS: ROS RIBAS

Un grupo de gánsters secuestra a la heredera de un millonario estadounidense en la séptima planta de un hotel de lujo con el propósito de pedir un rescate, pero sucede algo imprevisto. Cuando la policía tiene rodeado el edificio, uno de los pistoleros asesina a la rehén, lo que despeja el camino de los sitiadores para poner fin al violento suceso. Pero antes de que se produzca el asalto, una estratagema permite aplazar el desenlace: uno de los secuestradores se viste con las ropas de la mujer muerta y se pasea frente al balcón haciéndose pasar por ella. Esta historia, inspirada en un hecho real del que se hizo eco la prensa de la época, da para una buena novela negra, un trepidante thriller cinematográfico o, en el caso que nos ocupa, una comedia de acción. Genet se sirvió de ella para otra cosa. Aprovechó el largo encierro de los personajes para alternar los momentos de tensión provocada por una situación cuyo desenlace conduce a una muerte segura o a su rendición, con otros, en los que, como si su destino hubiera dejado de preocuparles, dan rienda suelta a sus fantasías. Dos de ellos, bailan sobre las alfombras de aquel escenario de lujo, como si fueran privilegiados clientes que participan en una fiesta.
 


HELIO PEDREGAL
FOTO: ROS RIBAS
A través de ese grupo de delincuentes, el autor, que también lo fue, va desgranado un discurso que está presente en buena parte de su obra, tanto novelística como dramática.  Afloran sus obsesiones personales, su gusto por la ceremonia, de la que el travestismo es elemento fundamental, sus ideas sobre el poder y la permeabilidad de las barreras que separan a las gentes defensoras del orden de sus teóricos enemigos, a los poderosos de los apestados sociales. Se plantea también la fascinación por el mal, encarnada en un policía que cambia de bando, uniendo su suerte a la de los malhechores, decisión de la que más adelante se arrepentirá, cuando el heroísmo de éstos hace agua y sale a relucir su cobardía.

 

Es una suerte que Splendid’s –nombre del hotel en el que transcurre la acción-, escrita en 1948, se salvara de la destrucción a la que la condenó su autor, quien se negó a que se representara. Se trata de un texto que, aun no alcanzando la grandeza de Las criadas o El balcón, ocupa un lugar importante en la obra de Genet. Hay varias versiones sobre las razones de su decisión, todas verosímiles, aunque ninguna fuera avalada por él. No sería extraño que, entre ellas, figurase sus dudas sobre el desequilibrio existente entre discurso y acción, entre la parte narrativa y la teatral que le sirve de marco, apenas desarrollada. Desequilibrio que, sin embargo, apenas se percibe en la lectura de la obra, espléndidamente traducida por Mauro Armiño.


FOTO: ROS RIBAS
 

José Carlos Plaza, responsable de la puesta en escena, podía haber intentado lograr un conjunto más armónico, pero, entusiasmado por la hondura de las palabras, se ha dejado arrastrar por ellas y ha hecho todo lo contrario. Hay teatralidad en las escenas relacionadas con la trama, expresada mediante gritos, carreras de los personajes por el imponente escenario diseñado por Ricardo Sánchez Cuerda  y el ruido ensordecedor de las metralletas. En cambio, durante el tiempo reservado a la metafísica, la actuación de esos mismos personajes que han escenificado con tanto brío el caos, se torna morosa, y la grieta se hace más ancha y profunda. Los actores acusan los cambios de ritmo y a duras penas los superan a pesar del esfuerzo que hacen. El espectáculo pesa y el final efectista que Plaza se ha inventado no logra maquillar los problemas de su propuesta. En el texto original, cuando el policía se da cuenta de que los gánsters renuncian a inmolarse y van a capitular, finge haber actuado como un infiltrado. Apuntándoles con su arma, grita a sus compañeros: “Subid, muchachos. ¡Todo ha terminado!”. En la representación, antes de pronunciar esa frase, el policía descarga su arma sobre los pistoleros desarmados y convierte la escena en un baño de sangre.


JERÓNIMO LÓPEZ MOZO
Copyright©lópezmozo


TEATRO VALLE INCLÁN
(Polivalente)
DIRECTOR: GERARDO VERA
SALA PRINCIPAL:
Aforo: 510
PZ. DE LAVAPIÉS, S/N
28012 – MADRID
TF. 91 310 15 00
METRO: LAVAPIÉS
e-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
http://cdn.mcu.es

 

Última actualización el Jueves, 29 de Abril de 2010 18:42