Los cuernos de D. Friolera. Imprimir
Escrito por www.madridteatro.net   
Domingo, 14 de Marzo de 2010 07:32

 






LOS CUERNOS DE D. FRIOLERA
de RAMÓN Mª del VALLE-INCLÁN
en el TEATRO ESPAÑOL de MADRID

[2008-07-17]

Del 26 de junio al 27 de julio de 2008


 

MIGUEL ZAPATA

LOS CUERNOS DE D. FRIOLERA
de
RAMÓN Mª del VALLE-INCLÁN

en el
TEATRO ESPAÑOL
de
MADRID

DIRECCIÓN: ÁNGEL FACIO

Del 26 de junio al 27 de julio de 2008

Valle Inclán está siendo el sueño desde hace muchos años para Ángel Facio. Intentó su montaje en los años cuarenta con el TEU (Teatro Español Universitario), pero hubo sus prohibiciones y ahora en el 2008 se consuela:

  • Creo que entonces la rubeola juvenil me habría impedido acercarme con la frialdad suficiente a esta obra maestra de nuestra dramaturgia.

Sentimiento parecido manifestó hace dos temporadas cuando montó Romance de Lobos, también de Valle Inclán y también el Teatro Español.

EL ESPERPENTO DE VALLE,
SIEMPRE CREA EXPECTATIVAS.

Todo espectáculo de Valle, sea en teatro en cine, siempre mantiene expectativas ante lo que se puede hacer con sus textos, en su época, irrepresentables. En estos últimos años, liberado el teatro de su escenario a la italiana como el único modo de arropar un texto dramático, han sido muchos los planteamientos sobre Valle.

  • Mi planteamiento de esta función es bastante novedoso – confiesa Ángel Facio. Por una vez se puede hacer el esperpento normal, sin afeites, ni máscaras. He optado por un planteamiento realista como, creo, debe plantearse con un texto de estas características. Yo definiría el esperpento como un sainete violento, imaginado no al calor del brasero, pero sí al calor de un litro de Valdepeñas y bajo la saludable influencia de una pipa de kif.

TETÉ DELGADO/ RAFAEL NÚÑEZ
FOTO: ROS RIBAS

Valle Inclán nunca llegó a ver estrenada Los cuernos de D. Friolera.


TETÉ DELGADO/ NANCHO NOVO
FOTO: ROS RIBAS
  • En el franquismo se hacía Los cuernos…, pero incompleta además de los cortes de la censura – advierte Ángel. En mi inmodesta opinión cuando se han asomado a un escenario estos cuernos siempre lo han hecho afeitados, en el sentido más literal del término. Llenos de afeites innecesarios, desfigurados por el exceso de maquillaje o de cartón piedra. Y a pesar del prólogo de la función, el texto de Valle, creo, no se articula como una farsa de muñecos, ni sus personajes se comportan como títeres de guiñol…, a no ser que consideremos la realidad como un Grand Guiñol.

LOS PERSONAJES DE LOS CUERNOS
CON OLOR A COCINA

Según Ángel Facio con este título Valle Inclán

  • …elimina de un plumazo todo el teatro clásico español: los cuernos de Calderón de la Barca como drama de honor. Pero va más allá, se carga todos los dramas de honor y el de José de Echegaray, al cual no tragaba. 

Estos cuernos de Valle se apartan de los cuernos de los dramas de honor…

  • Aquí, Valle, mantiene el drama de honor, pero en la realidad y de ahí surge el esperpento. Los personajes no son nobles como en los dramas de honor, sino gente con olor a cocina. Los militares que presenta tenían mucha realidad en los años 30. No sé los de ahora, porque no me junto con ellos.

MI MONTAJE PARTE DEL REALISMO

Pero para Ángel la elección del realismo parte, también, del propio lenguaje que Valle utiliza:

  • En sus esperpentos ellenguaje suena a jerga tabernaria, al coktail pluriautonómico propio de la noche barriobajera de la Villa y Corte. ¿No será Valle a fin de cuentas el profeta modernista de la movida madrileña? A mí me da en la nariz que, en gran medida, Valle se limitó a transcribir al papel lo que veía y escuchaba en las tascas, encajándolo en la estructura de una historia, a veces imaginada, a veces extraída de la crónica de sucesos.

FOTO: JAVIER NAVAL

EL TIEMPO PASA PARA TODOS,
INCLUSO PARA VALLE

A pesar de ser Valle merecedor del respeto a sus textos, Ángel revela que ha tenido que versionarlo.

  • No es el texto puro y duro de Valle. El tiempo pasa para todos. La actitud del público, los referentes históricos e incluso la función social del teatro, han cambiado mucho. A ello se añade que Valle, en teatro, nunca rebasó la condición de novel. Estrenó muy poco, así que no pudo corregir los defectos de carpintería escénica propio de todos los principiantes y ha habido que corregirla. He expurgado pequeños parlamentos y he incluido algunos fragmentos de otras obras de Valle, como son algunos de Luces de Bohemia y frases sueltas de algunas novelas suyas.

FOTO: JAVIER NAVAL

TRECE ESCENARIOS,
UN QUEBRADERO DE CABEZA

Una de las dificultades de Valle es la diversidad de escenarios. Aquí hasta trece.

  • El prólogo y el epílogo lo integro en el edifico teatral  y no sobre el escenario.

La acción transcurre en un pueblo costero de Andalucía, proclive al contrabando y por ello cerca de Gibraltar.

  • No estoy por el folklore, pero me gustaría utilizar ciertos elementos expresivos vendidos al barato por los viajeros franceses: la pared encalada, por ejemplo. Nos sitúa tanto en un interior como en un exterior. Permite unas posibilidades ilimitadas al bajorrelieve de raíz más popular. Hablemos mejor de un ciclorama de pared encalada. Así situamos la obra en el tiempo, en el espacio, y en el marco estético que le corresponde: el del Expresionismo.

Según Ángel esta historia posee tres planos escénicos diferentes: el privado, el público y el oficial.


FOTO: JAVIER NAVAL
  • El privado lo conforman las casas de Pachequín y D. Friolera. Los separa un espacio público: patio, huerto y jardín. También dos interiores: salita-comedor y barbería con escaso mobiliario realista pero con cierto toque goyesco. El público que separa estas zonas se sitúa a un nivel inferior, cubierto de arena tipo albero. Es el de las plazas de toros que da el color a Sevilla. Después algún elemento: tiesto con flores, brocal de pozo… El oficial abraca tres zonas diferentes a unos tres metros y medio por encima del privado. Es reducido por la misma acción y se trata del puesto de Aduanas, casa del coronel y cuarto del teniente Rovirosa.

Hay otro espacio como es el que Ángel llama de tránsito y que es la calle.

  • Es el más peliagudo. Desde allí, asistirá el vecindario al escándalo que da origen a la tragedia. Por allí cruzarán los personajes para trasladarse de un lugar a otro, dinamizando así la escena. Resumiendo: una pasarela elevada que cruza el escenario a seis metros de altura.

EL VESTUARIO: OLOR A TOCINO
Y FEOS

Al no ser muñecos de guiñol y deslizarse la estética por un realismo el vestuario ha optado por lo que Ángel define como

  • …con olor a tocino y feos. Resumiendo, y para decirlo finamente: indignidad plástica.

Se ha mantenido la época de los años 20 puesto que…

  • …hay muchas referencias históricas. Nada de chaquetillas con madroños, fajas o sombreros  calañeses. De este modo he querido fusilar a Merimée

TETÉ DELGADO/NANCHO NOVO
FOTO: ROS RIBAS

En el atrezzo opta por una discreción, pero hiperbólica.

  • Objetos, pocos y reales. También excesivos, en el límite de lo permitido por la realidad más hiperbólica.

MÚSICA: EL PASODOBLE
ACENTOS: LA MEZCOLANZA DE DEJES REGIONALES

La obra se estructura en diverso cuadros y no le viene mal una música de enlace.


FOTO: JAVIER NAVAL
  • Sentí en un principio la tentación de recurrir a Paco de Lucía, pero luego lo pensé y me pareció una frivolidad cultural. Aquí, lo suyo es un pasodoble torero interpretado por una banda  valenciana: El gato montés, Gallito, Marcial... Si la función se representase en el extranjero, Suspiros de España. ¡Y a toda pastilla! Hay que animar al personal.

El estar en Andalucía obliga al acento andaluz, pero como hay dos tipos de personajes, el andaluz se adjudica a los del pueblo y el de diversos dejes regionales a los militares y consortes.

Son 22 actores, tirando hacia la juventud, y sus rostros con toques familiares por las series televisivas. Son actores de última hornada en lo que respecta a unas carreras teatrales desplegadas entre el teatro, cine y televisión.

FUNCIÓN
De martes a sábado: 20:00 h
Domingo: 18:00 h


PRECIO
De 22 a 4 €
Martes y miércoles, día del espectador:
25% de descuento


Título: Los cuernos de don Friolera.
Autor: Ramón María del Valle-Inclán.
Dramaturgia: Ángel Facio.
Escenografía: Almudena López Villalba.
Vestuario: Begoña del Valle-Yturriaga.
Iluminación: Jaime Llerins.
Ayudante de vestuario: Sonia Ofelia Santos
Ambientación de vestuario: María Calderón
Banda sonora: Jesús Martínez
Fotos de ensayos: Javier Naval
Utilería: Susana Moreno
Peluquería y maquillaje: Antoñita, viuda de Ruiz
Cartel: Miguel Zapata
Realización vestuario femenino: Rocío Pañero
Diseño gráfico: Vicente A. Serrano
Dirección técnica: Ernesto Ruiz Mateos
Produción ejecutiva: Sonia de Rojas
Asistente de dirección: Alfredo Angarita
Ayudante de dirección: Celia Nadal
Producción: Teatro Español
Intérpretes: Alfonso Delgado (elciego/Nelo El peneque), Inma Cuevas (La moza/Manolita), Manuel Millán (Don Estrfalario/Niño del melonar), Antonio M.M. (Don Manolito/Un  limpiabotas), Pepe Soto (El Bululú/Coronel Pancho Lamela), Josema Díez-Pérez (Rapaz del Bululú) , Rafael Núñez (Don Friolera), Luis Arrasa (El cabo Alegría/Cardona), Nancho Novo (Pachequín), Teté Delgado (Doña Loreta), Isabel Ayúcar (Dpña Tadea), Sergio Macías (Don Lauro Rovirosa), Gloria Villalba (Doña Calixto), Diego Pizarro (Barallocas), Fernando Ruíz (Teniente Campero), Pepe Maya (Curro Cadenas) y Mahue Andúgar (Doña Pepita).
Dirección: Ángel Facio.
Estreno en Madrid: Teatro Español,
26
-VI-2008.


RAFAEL NÚÑEZ/NANCHO NOVO

RAFAEL NÚÑEZ/TETÉ DELGADO
FOTOS: ROS RIBAS


Teatro Español
Aforo: 760
Director: Mario Gas
C/ Príncipe, 25
28012- Madrid
Concejalía de las Artes
Ayuntamiento de Madrid.
Tf. 91 3601484
Metro: Sevilla y Sol
Parking: Pz. Santa Ana,
Pz. Jacinto Benavente y Sevilla.
http://www.munimadrid.es
Entradas: Sucursales de la Caixa de Cataluña
y Tel-entrada (24 horas) 902 10 12 12

 

Última actualización el Jueves, 29 de Abril de 2010 11:31