Love Songs. Crítica Imprimir
Escrito por Eduardo Pérez Rasilla   
Sábado, 06 de Febrero de 2010 17:19

LOVE SONGS
(CANCIÓN DE AMOR)
REFLEXIONES SOBRE LA MIRADA

[2007-11-21]

Según explica Carlos Fernández en el programa de mano, Love songs es un amplio proyecto del que ahora se ofrece una primera entrega.


LOVE SONGS
(canción de amor)
Reflexiones sobre la mirada

Título: Love songs
Creación, imágenes y texto: Carlos Fernández  
Creación e interpretación: Marisa Amor  
Vídeo: Carlos Fernández, Lola Jiménez, Elena Quintana
Sonido: Nilo Gallego
Dirección: Carlos Fernández
Estreno en Madrid: Sala el Canto de la cabra,
11 – X - 2007

Según explica Carlos Fernández en el programa de mano, Love songs es un amplio proyecto del que ahora se ofrece una primera entrega. Una entrega breve, intensa y sugestiva, terrible y fresca a un tiempo, que adquiere una cierta apariencia de performance o de happening y que proporciona la estimulante sensación  de una respuesta improvisada ante una situación lacerante y sintomática.  Y es esta sensación de fugacidad, esa ligereza propia de lo efímero, que contrasta eficaz y deliberadamente con la incisividad de las imágenes creadas,  la que aporta una mayor dosis de belleza al espectáculo.

El punto de partida de esta entrega de Love songs es un vídeo-poema montado con imágenes de la vida cotidiana en Birmania. El país que lleva malviviendo cuarenta años bajo la bota de una cruenta dictadura militar ocupó,  hace unos semanas y durante unos pocos días, las imágenes de los informativos y las portadas de los periódicos, para desaparecer nuevamente en el olvido de los medios de comunicación de masas, tan acostumbrados a crear y a destruir noticias en la medida en que constituye o dejan de constituir espectáculo, independientemente de las consecuencias que los acontecimientos o las situaciones  tengan para las vidas humanas de quienes las viven, las padecen o simplemente las contemplan. Esta construcción frívola e irresponsable de la noticia por parte de los medios de comunicación –circo informativo mediático occidental, lo denomina con acierto Carlos Fernández - para solaz y entretenimiento de un público innumerable y anónimo ha merecido sagaces estudios y discusiones, pero, ciertamente, el teatro proporciona una herramienta singularmente adecuada para criticar -desde dentro- el proceso de la construcción de una representación falaz e inocua. Son ya algunos creadores de la vanguardia escénica los que, desde distintas perspectivas, géneros, procedimientos y estilos han abordado críticamente esta cuestión.  Este ciclo que inicia ahora Carlos Fernández se suma a un conjunto de trabajos estimables. 

Tras la proyección del vídeo-poema, la intérprete, vestida con un mono negro, enguantada y con el rostro y la cabeza cubiertos,  lo que sugiere la idea de anonimato, pero caso también de desprotección y hasta de ceguera,  atrapada en un pasillo de luz entre las dos filas que configuran los espectadores, ejecuta una suerte de danza –alucinada y energética, desconcertada y liberadora, desesperada y  rabiosa, inquisitiva y ritual- con la que pretende buscar una salida del laberinto o  una respuesta  al problema acuciante que provoca su pesadilla.  Sólo al término de su danza, se abre el mono con que se viste,  deja al descubierto sus pechos y se hiere con un cuchillo bajo su seno izquierdo provocándose una herida sangrienta. Su reacción es ya personal, incisiva en carne propia, comprometida y provocadora, ajena al anónimo refugio desde el que se contemplan las representaciones que proporcionan los medios. Tras la vigorosa imagen, vuelve la proyección, durante unos minutos, del vídeo-poema.

Esta primera “canción de amor”, más acá o más allá de la acerada ironía del título, propone una  reflexión sobre modos de mirar, sobre la posibilidad de traspasar la rutina, de liberar la conciencia personal de la manipulación sistemática. Una llamada de atención sobre la distancia entre la representación del dolor ajeno y la herida propia.  Y su resolución estética es limpia e impecable.


Eduardo Pérez – Rasilla
Copyright©pérezrasilla


Teatro El Canto de la Cabra
Aforo: 60
C/San Gregorio, 8
28004 - Madrid
Tf.: 91 390 42 22
Metro: Chueca y Alonso Martínez
Autobuses: 3, 40 y 149
Horario de taquilla: 1 hora antes de cada función.
Telentrada: Caja de Madrid: 902 488488
Información y reservas: 91 310 42 22.
Fax: 91 308 38 68
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
www.elcantodelacabra.com

 

Última actualización el Jueves, 06 de Mayo de 2010 09:28