EZIO FRIGERIO
[2007-01-07]

Erbe (1930, provincia de Como, Italia) es su patria chica. Giorgio Strehler (Barcola, (Trieste) 14 de agosto de 1921/ Lugano, 25 de diciembre de 1997) – padre de muchos directores mundiales, el cual marcó un modo de dirigir el teatro – lo llama en 1955 para el diseño de vestuario de  La casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca en el mítico Picccolo Teatro de Milán.


Ezio frigerio

“ezio ha sido el tío y el poeta” (G. Strehler)


EZIO FRIGERIO
ESCENOGRAFÍA DE PETER GRIMES

Erbe (1930, provincia de Como, Italia) es su patria  chica. Giorgio Strehler (Barcola, (Trieste) 14 de agosto de 1921/ Lugano, 25 de diciembre de 1997) – padre de muchos directores mundiales, el cual marcó un modo de dirigir el teatro – lo llama en 1955 para el diseño de vestuario de  La casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca en el mítico Picccolo Teatro de Milán.
 


ARLECHINO, SERVITORI …
En 1956 la Piccola Scala Milanesa le llama para diseñar el vestuario de Il Matrimonio segreto de Cimarosa. Seguirá con el emblemático Arlequín, servidor de dos amos (1956) de Carlo Goldoni para el que crea la escenografía y vestuario.

En 1958 Vittorio de Sica, Liliana Cavani, Bertollucci le llaman para el cine y su nombre comienza a circular por el mundo y le llaman de aquí y de allá. España también.

Su último trabajo en nuestra nación ha sido Los cuentos de Hoffman (2006) para el Teatro Real.

 

Muchos años de aciertos artísticos que el Centro Cultural de la Villa de Madrid ha recopilado en una espléndida exposición. No se ha limitado a colgar sobre las paredes los bocetos pictóricos de sus escenografías, sino que podemos contemplar las deliciosas maquetas de sus escenarios y también fragmentos reales de ellas, así como vestuarios. Un bello catálogo completa la exposición.

GIORGIO STRELHER
UN ENVIADO DE LOS DIOSES

Aquel primer encuentro con Strehler fue decisivo en la vida de Ezio. Hasta el momento el mar ocupaba buena parte de su jornada:

  • Cuando me encontré con Strehler  por primera vez, yo tenía 25 años. Él tenía 32, o 33 y, a pesar de su juventud, era ya una figura notable de la escena teatral italiana. Yo, en cambio, era un pobre oficial de la Marina Mercante, que dibujaba para ganarme la vida, sobre todo, ilustraciones para libros.

 


ARLEQUÍN…

Por aquella época a Ezio le interesaba la pintura y la arquitectura y lo de la escenografía no entraba en sus proyectos. Sí en el de los dioses.

  • Yo había estudiado unos años arquitectura en Milán – aclara Ezio; de modo que este primer encuentro con Strehler me pilló bastante inexperto, y antes de haber descubierto la que se convertiría en la gran pasión de mi vida.      

Aquella cita está impresa en su recuerdo. Strehler lo recibió en uncuartucho raro, en el Piccolo Teatro de Milány se entretenía en montar una maqueta de un coche de plástico.

  • Esa situación, casi grotesca, me llamó mucho la atención… él, en cambio, no se acuerda nunca de ese detalle.

GIORGIO STREHLER
Hablaron y de pronto Strehler le espetó:

  • ¿Por qué no trabajamos juntos?

Strehler le pidió unos bocetos de vestuario para La casa de Bernarda Alba. Tras la entrega la decisión fue rápida.

  • Muy bien. Vas a trabajar conmigo en la próxima función del Piccolo Teatro.

 

La relación laboral Strehler/Ezio duró cuarenta años.

  • Ese primer encuentro fue  glorioso de verdad. Lo dije bromeando, pero es verdad, mi impresión era como si me hubiera encontrado con Dios: Strehler era la persona más maravillosa que había conocido en mi vida, una persona comparable a una fuente humana de conocimiento infinito, que impacta con su magia. Más adelante, dimensioné un poco esta visión mía, tan optimista e ingenua, acercándola a la realidad, y ese Dios se convirtió en un ser humano como nosotros. Todavía me pregunto por qué me eligió a mí, que ni siquiera iba aún al teatro. Sólo tenía el entusiasmo de la juventud.

 


EZIO FRIGERIO

CUARENTA AÑOS CREANDO,
CUARENTA AÑOS DISCUTIENDO

Cuarenta años colaborando, pero también litigando, ya que se unieron dos personalidades muy fuertes. Eran dos mundos distintos. Las peleas estaban a la orden del día.  

  • Nunca he conseguido entender en mi relación Strelher la impresión que él tenía de mi trabajo. La sensación que podría suscitarle. Al principio lo criticaba y discutía sobre él de forma polémica y agresiva hasta hacerse insoportable.

No obstante, Strehler&Frigerio han creado lo más bonitos escenarios.

El proceso de colaboración ha sido siempre el mismo: una conversación inicial, unos pocos bocetos y tener claro el objetivo que se pretendía. A partir de aquí los caminos divergían:


LA CASADE BERNARDA ALBA
(VERSIÓN DE NURIA ESPERT)
  • Para mí el proyecto es algo muy preciso. Para Strehler era un conjunto de jeroglíficos misteriosos, cuyas ventas y desventajas a la hora de la realización no era capaz de reconocer con facilidad. Él hablaba mucho de los textos, de las imágenes producidas por su mente y que deseaba materializar. Con frecuencia eran imágenes no escénicas, sino poéticas. Una vez me dijo: “¿Te acuerdas de las sensaciones que teníamos en verano, de pequeños, cuando volábamos las cometas…? Pues, me gustaría reproducir esa misma sensación, quizá con una cometa…” las imágenes de él no tenía sustancia y los colores no tenían pigmentos.

Para crear  Ezio y Strehler no empleaban mucho tiempo de conversación. Terminaron por poseer un código secreto.

  • Ese código estaba basado en la cultura, o en los recuerdos de infancia que compartíamos.

Strehler no asistía al proceso de construcción de los decorados o confección de los vestidos. Gustaba de esperar al resultado final.

  • Esperaba, pero con preocupación y confianza. Tenía que ver el resultado final sobre el escenario y era entonces cuando lo aceptaba o lo rechazaba. Esos eran los momentos más duros de una lucha en la que no había vencedores ni vencidos. Al final era él quien armonizaba las partes: cogía mi trabajo y hacía de él su propia obra, su acontecimiento.

EZIO: UNA GEMOETRÍA EXTREMA
A LA QUE INYECTA EMOCIÓN

El proceso creativo de Ezio, en general, sigue un orden preciso:

  • Primero leo el texto. No me enfrasco mucho con el texto. Soy muy rápido trabajando. No dejo las cosas en remojo. Lo leo una sola vez, pero todo y no solamente las acotaciones como algunos dicen. Lo que no hago es destripar el texto. Prefiero conectar y vivir el ambiente que lo rodea y crear una especie de telegrafía de las emociones que suscita en mí.

 


LAS BODAS DE FÍGARO

Ezio es un artista muy ordenado y meticuloso. De una “geometría extrema”, como el mismo define.

Lo cual no quiere decir que no sea emocional y poco impetuoso en mis cosas. Citando a Braque, puedo decir que amo las reglas que corrigen a las emociones.

  • Después la lectura con el director para ver lo que quiere, lo que piensa y cómo ha concebido la puesta en escena. Unos tienen una idea y – añade socarronamente – otros no. La mayoría de ellos sí la tienen. La idea clara no es una idea abstracta de algo que no existe. Hay que concretarla en una imagen. Es una imagen con elementos de sensibilidad y de poesía, pero no se habla de puertas, ventanas, muebles… Eso surgirá después sobre el papel. Es lo que se presenta al director y se ve si se puede hacer o no. Se rehace una y otra vez hasta que el director lo ve bien. Es una fase complicada pues supone una relación entre el escenógrafo, el director y el ensayo.

Aunque este es el proceso de trabajo, el proceso creativo es más enigmático  y Ezio confiesa que cuando ha llegado a la escenografía como tal …

  • No sé cómo llego. Mi impresión es que el trabajo mental del escenógrafo nos e puede clasificar con un método literario o crítico. Ese trabajo mental es un trabajo auténticamente artístico y, como tal, no puede explicarse con palabras. La explicación de la escenografía es la propia escenografía

YO TRABAJO CON OTROS
Y NO PARA OTROS

Hay una opinión bastante generalizada por la que se piensa que el escenográfo trabaja de encargo, sometiéndose a su “padrone”

  • Yo no trabajo nunca para otro, sino para mí. En todo caso yo trabajo para mí con otro y no para otro. El teatro es un trabajo colectivo y del conjunto nace el espectáculo. Ninguno trabaja para otro. Uno tiene los hilos de la creatividad, pero cada uno tiene su trabajo.

A veces ha intentado racionalizar ese proceso y la explicación que resulta es una idea mínima:

  • Es muy parecida a la del pintor. Lo que luego cuenta es la capacidad de esa idea. O bien la capacidad de hacer racional o física una emoción. Si se me apura mucho podría decir que la idea del escenógrafo es poner un telón de fondo al espectáculo. Y de esa idea nace todo un planteamiento sobre el que se pueden decir muchas cosas, pero tal vez lo mejor sea no explicarlo lógicamente.

DON CARLO

LA ILUMINACIÓN ESCENOGRÁFICA:
STRELHER, “PADRONE” DE LA LUZ
EZIO TAMBIÉN PERO
HOY, LA TÉCNICA LLAMA AL GRAN ESPECIALISTA

Un tema importante es la iluminación que va a desvelar los recovecos de la escenografía y completar la magia de todo el espectáculo.

  • En la época de Strehler, él era quien se ocupaba de la iluminación. Era un mago de la luz. El escenógrafo no ejercía ninguna influencia. Pero esto no es lo habitual. Era excepcional, sabía, con la luz, aparecer hermosa una escenografía fea o la transformaba por completo. Siempre había un halo de misterio envolviendo nuestra forma de colaborar. Al principio hablábamos extensamente, después era mínima nuestra conversación. Nos entendíamos. Bastaba una noche o una hora. Al trabajar juntos nos convertíamos en una sola persona. Esta sensación de armonía sólo la he sentido con él. 

Fuera del caso de Strehler, sí la voz de Ezio decidía y controlaba la iluminación.


ARLECHINO… (X VERSIÓN)
  • Pero sólo al principio de mi carrera. Ahora la técnica lumínica es tan complicada y se ha desarrollado tanto que no puedes abarcarlo. Se requiere un gran especialista que trabaja sobre la idea que le has expuesto. En trabajos pequeños es más fácil pero en trabajos de gran formato gran parte de las luces ya están decididas y sólo hay que retocar o matizar. Lo importante es saber lo que quieres y hay unos directores que lo saben como el caso de Strehler, el cual se pasaba horas y horas arreglando luces. Pero esto es un caso excepcional, porque el teatro no puede ser así.  

EL ARTISTA SIEMPRE
VUELVE A SUS ORÍGENES

Han pasado 51 años desde el abandono de la Marina Mercante, en espíritu, para consagrarse a la escenografía. El tiempo, para Ezio, se una ola que siempre vuelve.

  • Al empezar siempre te parece que lo has hecho es lo mejor y al final también. Uno no tiene una marca de fábrica al comenzar y va cambiando, pero te das cuenta que es sólo superficialmente. Vuelves siempre al principio. Siempre sale el alma del artista. Cambiará un poco, pero la raíz es siempre la misma.


TURANDOT
(VERSIÓN NURIA ESPERT)

LO GRATIFICANTE ES HACERLO BIEN,
LO ÚLTIMO SIEMPRE TE PARECE LO MEJOR

Ezio ha trabajado para diversos géneros teatrales y entre ellos fastuosidad de la ópera: el teatro del gran formato y del que se ha dicho que concentra todas las artes. Los espectadores ante los grandes espectáculos abrimos, de asombro, los ojos. Y pensamos que para el escenógrafo es lo más gratificante que puede ser.

  • Lo gratificante es hacerlo bien. Lo último que hago es siempre lo que más me gusta. Lo de menos es la grandiosidad. El teatro de comedia es más intenso. La ópera, a veces, no es tan interesante. El teatro lírico tiene la diversidad y el gigantismo, pero el teatro de prosa, para mí, es la máxima gratificación. 

TURANDOT (VERSIÓN NURIA ESPERT)

LAS MATEMÁTICAS ARTÍSTICAS DE EZIO

Ezio Frigerio traducido a matemáticas es un escenógrafo con:

Más de 250 espectáculos teatrales
20 películas
Muchos escenarios de Televisión en la década de los 1950

Puesto a destacar sus preferidos:

  • Naturalmente Las Bodas de Fígaro  ; Turandot, que tiene varias versiones; Lohengrin; Arlequín, servidor de dos amos (1956), tiene ya 25 años y sigue reponiéndose cada 6 ó 7 años; D. Giovanni, la ópera que se ha quedado impresa en mi corazón; Los gigantes de la montaña  que no está muy clara en la maqueta; El Rey Lear y siempre el último.

LOS CUENTOS DE HOFFMAN (2006)
TEATRO REAL
FOTO: JAVIER DEL REAL

La exposición del Centro Cultural de la Villa de Madrid le parece…

  • Extraordinaria. Estoy conmovido. Ya se hizo una en Roma, también grande, y esta es la segunda. Roma y Madrid me han homenajeado y estoy muy agradecido. 

EZIO NO SE PUDO ESCAPAR
DEL DESTINO DE LOS DIOSES

Los dioses tienen su destino y si no díganselo a Ezio.


PETER GRIMES
En Brera Ezio estudiaba Ciencias. Era la época de bachillerato. En 1948 las deja y en 1949 se matricula en el Instituto Naútico de Savona y se enrola como aprendiz de grumete. Todas sus experiencias se vieron salladas por el interés de las artes plásticas y centradas en un pintor, al que adoraba, Mario Radice. El encuentro en 1955 con Strelher le abre una puerta, tras la cual está su camino futuro. El mundo escenográfico del teatro. Entre 1955 y 1959 firma todos los figurines del Piccolo Teatro de Milán y contemporáneamente diseña escenografías para otros teatros italianos. En 1960 abandona el Piccolo y trabaja como escenógrafo y figurinista para grandes espectáculos.

En 1962 topa con Vittorio de Sica y éste le abre otra puerta: el cine

Los secuestrados de Altona
Ayer, hoy y mañana
El boom

De De Sica pasa a Mauro Bolognini, Franco Rossi, Renato Castellani, Volker  Schlöndorff, Bernardo Bertolucci (Novecento) y Jean –Paul Rappeneau (Cyrano de Bergerac)

Aunque su vida artística ha estado muy ligada al Picccolo y a  Strelher,  sus escenografías han sido creadas para muchos teatros: Milán, París, Buenos Aires, Estocolmo, Nueva Cork, Tokio, Dusseldorf, Zurich, Ginebra, Toulouse, Lyon, Río de Janeiro, Madrid…

La Ópera de París ha tenido especial ligazón con Ezio para la que ha diseñado numerosos ballets de Rudolpf Nureyev.

Es frecuente ver el nombre de Ezio unido al  de Franca Squarciapino. Ella ha diseñado muchos de los figurines de las obras encomendadas a Ezio. No es casual. Es su pareja artística y en la vida. Llevan casados desde 1974. Pero esa es otra historia.

STRELHER CONSEGUÍA
QUE MIS SENCILLAS IDEAS FUERAN PRECIOSAS
Y SE TRANSFORMARAN EN POESÍA.

La vida escenográfica de Ezio ha ido de Strehler hacia otros y de los otros hacia Strehler. Se podría decir que, desde el punto de vista artístico formaron una pareja abierta.

  • Hemos trabajado juntos más de cuarenta años. Hubo períodos largos de separación. Volvíamos a reencontrarnos y nos poníamos a construir nuestros castillos de arena y animarlos con nuestros fantasmas. El tiempo no había transcurrido. Volvíamos al punto donde lo habíamos dejado. Pero nunca fue fácil trabajar con él. Strelher representaba para mí un amigo, un cómplice y un maestro. Él con sus ritmos y sus sonidos y luces conseguía que mis sencillas ideas fueran preciosas y se transformaran en poesía.   

DOÑA FRANCISQUITA

En la temporada del Teatro Real 2006, en diciembre se estrena una nueva versión de Los Cuentos de Hoffman con escenografía de Ezio y vestuario de Franca.


LOS CUETNOS DE HOFFMAN (2006) (TEATRO REAL DE MADRID
FOTO: JAVIER DEL REAL

EZIO HA SIDO EL TÍO Y EL POETA
CADA OCSIÓN HA SIDO UNA FIESTA


GIORGIO STREHLER
Si para Ezio Giorgio Strehler fue primero Dios y después un ser humano genial, para Strehler Ezio fue:

  • El tío y ha sido el poeta, nos ilusionaba y se ilusionaba. Pero siempre supo recoger sus cartas en el momento adecuado, para prestar su contribución como matrona. En cada ocasión hemos asistido al nacimiento de un hijo, y cada ocasión ha sido una fiesta. Y creo que no sólo para nuestra imposible familia.

 


José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande

 

Misiles Melódicos.

2010-04-29T12:15:37+02:00

MISILES MELÓDICOS TRAGICOMEDIA MUSICAL [2005-12-10] Tiene este espectáculo un aire de ensayo de algo que, una vez desarrollado, pudiera, si no reemplazar al musical americano, ofrecer una alternativa propia del

Misiles Melódicos.2010-04-29T12:15:37+02:00
Go to Top